D. T : PERSONALIDAD DE TIPO A

Tomada el texto mencionado

Tomada el texto mencionado

En el texto  muy utilizado en las universidades latinoamericanas, Comportamiento Organizacional del profesor de la universidad del Estado de San Diego Stephen P. Robbins,( Décima  edición,2004,Pearson, México) usado en las clases de Administración de Empresas (ADE) en el capítulo 4: Personalidad y emoción , en la pagina 101 se lee: ” ¿Conoce personas excesivamente competitivas que siempre parece que les urge algo?Podría apostar a que tienen una personalidad de tipo A. Un individuo con esta personalidad esta entregado  a  una lucha crónica e inacabable por conseguir más y más en cada vez menos tiempo y, si es necesario, en contra  de la oposición de cosas y personas. En la cultura de Norteamérica, estas características son muy apreciadas y se vinculan con la ambición y la adquisición de bienes materiales.
Los de personalidad de tipo A:
1. Siempre se mueven, caminan y comen rápidamente.
2. Se impacientan con el ritmo al que se suceden los hechos.
3. Se esfuerzan por pensar o hacer dos cosas a la vez.
4. No saben manejar su tiempo libre.
5. Se obsesionan con las cifras. Miden su éxito por cuanto obtienen de todo lo que consiguen.”
Y colocan al frente una foto del magnate, como se puede ver en la foto adjunta. Esta nota es otra pista para explicar el triunfo en las elecciones presidenciales 2016  de Estados Unidos, cuyos resultados han desatado los variados comentarios y análisis desde muy diversos puntos de vista y disciplinas en especial del marketing político y electoral. Por primero, diríamos que el personaje tiene la decisión y la piel que debe acompañar a todo candidato y por el segundo, que tras el, estuvo un equipo de ordenado trabajo y de estrategia definida.

ebr

LA ADMINISTRACIÓN ENTRE PODER Y SERVICIO.

Del discurso pronunciado por D. Mariano Baena del Alcázar, con motivo de la investidura de su doctorado honoris causa de la Universidad Rey Juan Carlos, en Móstoles, el 9 de septiembre de 2016, destacamos los siguientes párrafos, que detallan lo fundamental del titulo ya escrito.

img_1986

LA ADMINISTRACIÓN ENTRE PODER Y SERVICIO. SU SITUACIÓN ANTE LA SOCIEDAD

1.”Es para mí una particular satisfacción el que sea esta Universidad la que me hace el honor, pues fue la que más decididamente acogió los estudios de Ciencia de la Administración, a los que he dedicado buena parte de mi vida académica desde los años setenta del pasado siglo. Pues fue esta Universidad la primera que nombró sin conflictos cierto número de profesores en el Departamento correspondiente”

2. “Como es sabido la Administración es un complejo orgánico integrado con el Gobierno o, para expresarlo de modo más convencional, en el Ejecutivo. Me parece que ello justifica que deba llamarse particularmente la atención sobre los puestos de máxima jefatura, autentico gozne entre Administración y Gobierno, tanto más cuanto que son los provistos según criterios de confianza política. Son los miembros del Gobierno y los titulares de estos puestos quienes ejercen el poder y dictan los actos de poder correspondientes.

3. “una cuestión a destacar, generalmente inadvertida, es que los actos administrativos – los actos de poder típicos junto con la ley y la sentencia- nunca se dictan por personas que tengan simplemente la condición de funcionarios, sino precisamente por los miembros del Gobierno o por las personas nombradas según criterios de confianza política, que pueden tener o no aquella condición”

4.”Es claro que la organización de ésta(administración) tiene una cabecera formada por los puestos bisagra entre política y Administración, y de esta cabecera depende el conjunto de puestos en los que trabajan cientos de miles y a veces millones de personas en los países civilizados”.

5. ” esta es la cuestión central, que la existencia de la Administración como ahora la conocemos sólo está justificada por los servicios que presta. No se olvide sin embargo que las prestaciones se realizan desde una posición de autoridad y justamente por ello es necesario un equilibrio”.

6. “Estamos sin embargo ante una cuestión espinosa, pues debe tenerse en cuenta que muy diversas ideologías centran sus posiciones políticas precisamente en la reivindicación de mayores y mejores servicios. Por otra parte en las últimas décadas se ha visto con hostilidad a personas decisivas para este binomio autoridad- prestación, y así buena parte de los miembros de la clase política desataron una campaña contra los altos funcionarios. Adviértase un dato que no carece de interés. Como una suerte de moda científica, hace un par de décadas se suscitaron una serie de cuestiones sobre la necesaria ética de los funcionarios, sobre todo de los altos funcionarios. Desgraciadamente -y de ello nos lamentamos todos ahora- el tiempo ha demostrado que tan importante o más es la ética de los políticos, antes apenas mencionada”

7.”es clara la tendencia a realizar la gestión como lo hace la empresa privada, tanto por la pretensión (imputable a los políticos) de sustraerse a los controles que existen el sector público, como por la impopularidad de la gestión pública en comparación con la privada, que se afirma (por regla general sin demostración suficiente) que da lugar normalmente a resultados más eficaces”

8.”Inicialmente se partía de una situación que, vista desde ahora, podría considerarse clásica. En su momento, tras los estudios técnicos y las deliberaciones políticas correspondientes, las medidas (medidas que implicaban muchas veces prestaciones de servicios) eran aprobadas por el Parlamento o por el Gobierno según lo que estableciera el sistema político. La ejecución de las medidas se confiaba a la Administración, que disponía de los medios suficientes, y en el curso de esa ejecución entraba en contacto con los ciudadanos y con las empresas. Se pensaba que era suficiente esa ejecución administrativa que, salvo excepciones, cumplía los objetivos políticos realizando en su caso una actividad de prestación. Pero en más de una ocasión se comprobó que ello no era cierto (al menos en cuanto a la eficacia de las medidas) y esta comprobación llevó a profundizar en el estudio de las distintas fases del proceso de adopción y ejecución de la decisión. A consecuencia de ello se formuló la teoría de las políticas públicas, la cual dominó el panorama científico de la especialidad durante varias décadas. Se advirtió que los destinatarios de las medidas podían no estar de acuerdo con los fines y además podían protestar contra el empleo de ciertos medios, y valorar de forma negativa e incluso muy negativa la eficacia y/o la eficiencia de la ejecución.

9.”La consecuencia o deducción que se obtuvo fue que debía prestarse más atención a la reacción de la sociedad, no habiendo existido o no habiendo sido suficiente la participación de la ciudadanía. Aunque se mantenía que ésta era necesaria, pocas veces se realizaba de forma satisfactoria, en ciertos casos porque se limitaba a la fase de adopción de la decisión, y otras veces porque hubiera sido necesario que se llevase a la práctica durante la ejecución, lo que no se había cumplido. A la vista de ello se valoró como una exigencia ineludible que la autoridad competente afectada tuviera un buen conocimiento de la realidad social, y además que fuese capaz de influir en los sectores sociales para llegar a acuerdos con ellos, aunque dialogando desde una posición de autoridad. Para mí esto y no otra cosa es la llamada gobernanza.”

Para el texto completo consultar:

http://laadministracionaldia.inap.es/noticia.aspid=1506602&nl=1&utm_source=newsletter&utm_medium=email&utm_campaign=15/9/2016

“Naturaleza política y función social de la Administración Pública”

Del laudatio pronunciado por  el profesor D. Manuel Arenilla Saéz, con ocasión de la investidura de D.Mariano Baena del Alcázar como doctor honoris causa por la Universidad Rey Juan Carlos, en Móstoles, el 9 de septiembre de 2016, destacamos los siguientes párrafos del titulo ya anunciado:

img_1980

NATURALEZA POLÍTICA Y FUNCIÓN SOCIAL DE LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA

 

1.”En un tiempo en que se cuestionan las costumbres y las instituciones resulta de gran significado que se mantengan y aun se realcen los doctorados honoris causa. Su validez y futuro dependen de que su concesión recaiga en personas que incrementen el honor de la universidad que los otorga, precisamente al aprovecharse de la distinción y los logros de los homenajeados. Así, sus valores morales y obras deben resultar referentes claros para la comunidad universitaria que quiere incorporar a uno de los mejores entre los suyos, justo en unos momentos en los que tan necesitados estamos de señales que nos indiquen o nos recuerden el camino que tenemos que seguir.

2.”La vida y obra del profesor Baena se caracterizan por la firmeza, que no intransigencia, de sus convicciones, lo que ha hecho que sea percibido en diversos momentos como una persona poco acomodaticia. Lo fue cuando estudió la presencia de funcionarios en las Cortes franquistas, que le llevó a ser deportado en enero de 1971 por el régimen de Franco a Extremadura; cuando se distancia de sus maestros para consolidar la Ciencia de la Administración en España; cuando se separa de las líneas dominantes en las ciencias sociales y jurídicas en cuestiones como la burocracia y la tecnocracia, el papel de la Administración en la transformación del Estado y la sociedad, el mito del liberalismo no intervencionista, la garantía de los derechos e intereses de los ciudadanos, la no distinción entre política y Administración, las políticas públicas, el estudio de las élites o la movilidad social. En todos esos casos, y a pesar de la ruptura que suponen, se puede, no obstante, observar otra de sus constantes de pensamiento y vida: el respeto a las aportaciones del pasado, a su valor y a la necesidad de visitarlo para comprender mejor nuestro presente y proyectar nuestro futuro. Esto le hace, sin ninguna duda, ser un digno sucesor de los grandes nombres que poblaron nuestras universidades y Administración hace unas décadas en nuestro país y en los que Baena reconoce su magisterio: Sánchez Agesta, Díez de Velasco, Gibert y Sánchez de la Vega, García Trevijano, Jiménez y Martínez de Carvajal, José Antonio Maravall, Jaso Roldán y, su maestro, Fernando Garrido Falla”.

3.”Como se puede esperar de una larga dedicación a la vida universitaria y pública las aportaciones de Mariano Baena del Alcázar son cuantiosas y fácilmente constatables en cualquiera de los buscadores de Internet o en las principales bases de datos universitarias. Sus publicaciones nos hablarán de las diversas materias que ha ido investigando a lo largo de su carrera —Derecho Administrativo clásico, fomento y estudio de la burocracia, estudios sobre élite política y administrativa, Historia de la Administración y Ciencia de la Administración— pero no es posible que nos señalen su influencia, su transcendencia en las ciencias sociales y jurídicas. Si hubiese que sintetizar cuál es la principal aportación científica de Baena se podría decir que nos ha mostrado un objeto de conocimiento, la Administración Pública, complejo, poliédrico, interrelacionado y que precisa de un enfoque multidisciplinar para que nos podamos aproximar a él de una manera completa, ya que Baena nos enseña que el conocimiento y la innovación surgen en las fronteras de las disciplinas. Por eso no nos debe extrañar que en ocasiones esta distinción de la Administración haya creado desasosiego, cuando no incomprensión”.

4.”Baena comprende la importancia y la exuberancia de la gestión administrativa y su imparable crecimiento desde la Revolución francesa y la necesidad de regular de forma segura y precisa las relaciones de la Administración, primero con los administrados y luego con los ya ciudadanos. Esta necesidad se extiende a las distintas instituciones y negocios administrativos. Comprende que una de las claves de la creación de una nueva disciplina científica se encuentra en la delimitación de las adyacentes, muy especialmente del Derecho Administrativo y la Ciencia Política. Para ello desarrolla una doctrina basada en distinciones que enriquecen el objeto administrativo atendiendo a su contraste con las organizaciones no públicas, a la extensión y fragmentación, a la contingencia y a la interdependencia entre política y Administración. Sin embargo, este planteamiento no es suficiente para delimitar un campo científico nuevo”

5. “La profundización en los estudios históricos y comparados, de los que deja una profusa y ordenada constancia en su fundamental “Curso de Ciencia de la Administración”, de 1985, le permiten comprobar cómo evolucionan las instituciones administrativas y su singularidad en cada país, aun manteniendo rasgos y tendencias comunes al atender a problemas semejantes; la conexión entre el régimen político y la Administración Pública y el efecto que producen los distintos modelos políticos en la institucionalidad administrativa; y la relación estrecha existente entre ideología y Administración Pública, lo que le lleva a acercarse a las principales corrientes de pensamiento desde el liberalismo al marxismo, ofreciendo de este una precisa, original y útil, también para los tiempos actuales, evolución. Estos detallados estudios conducen a una aportación muy relevante de Baena: el carácter no instrumental de la Administración Pública. Ya les había advertido que Baena puede resultar en ocasiones desasosegante e incómodo.

6. “Claro es, esta concepción aparentemente deja mal parados a dos elementos que siempre se han considerado superiores a las instituciones administrativas como son el Gobierno y la política. La cuidadosa construcción durante siglos de la delimitación formal entre política y Administración y entre Gobierno y Administración parece saltar por los aires con Baena, y todavía cuestionar nuestro texto constitucional, aunque, cómo no, esto no puede esperarse de quien ejerció durante más de 16 años como magistrado del Tribunal Supremo. Baena, como los grandes creadores e innovadores, nos ofrece la posibilidad de ver una nueva realidad; nos pide que no busquemos la solución a los retos de las ciencias administrativas en los mismos lugares de siempre; que superemos nuestro ángulo muerto de visión; que juguemos en otro tablero. Este es el del sistema político y el papel que ocupa en él la Administración.

7. “En su libro “Élites y conjuntos de poder en España (1939-1992). Un estudio cuantitativo sobre parlamento, gobierno y gran empresa”, editada en 1999, esencial para comprender el poder en España y fruto de tres décadas de una exhaustiva investigación empírica, parte de las aptitudes humanas diferenciales básicas: económica; política; filosófica, ideológica o religiosa; de comunicación; y la técnica o de transformación del medio. Determina que en el ejercicio de las actividades propias de estas aptitudes surge una red de relaciones, que denomina <<cúpula organizacional>>, en la que se adoptan las decisiones conformadoras para la sociedad, entre ellas las políticas”

8. “En este planteamiento, Baena aparta momentáneamente la Administración para atender al conjunto de relaciones, que hoy llamaríamos redes. Su análisis le lleva a rebatir parcialmente sus propios estudios sobre la burocracia y las élites franquistas de principios de los años setenta y a concluir que el poder es un hecho de estructura que depende de las relaciones entre centros de decisión, los cuales son ocupados sucesivamente por personas distintas; esto es, determina que el estudio de las élites tiene un interés relativamente menor para la conformación y la estructura de la sociedad frente al estudio de las relaciones sociales y los puestos de la cúpula organizacional. Concluye afirmando que es inadecuado el término de élites y es mejor el de conjuntos de poder como explicación de la estructuración social; que ni hay elites conspiratorias que mantengan el poder ni este se asegura por la continuidad de las personas; y que la circulación de las élites acaba con ellas. Todo un jarro de agua fría para tantos estudios realizados sobre las élites españolas”

9.”La integración de la Administración Pública en el sistema político o, mejor, político-administrativo, permite una más adecuada explicación a muchos de los fenómenos administrativos e integra las elaboraciones intelectuales de Mariano Baena a lo largo de tres décadas, entre ellas la teoría de la burocracia y cómo se administra, o los principios de buena Administración. Logra así una completa teoría de la Administración Pública y abre nuevas posibilidades de investigación, muchas de ellas todavía por explotar. Lo que Baena había constatado como alto funcionario perteneciente a uno de los cuerpos de élite cobra una explicación científica más completa: se da una intercomunicación entre el grupo humano de políticos que desempeñan puestos en la zona superior de la Administración y el grupo humano de funcionarios superiores, generalmente del máximo nivel, lo que está condicionado por la cultura y el sistema político. Esa comunicación aparece así de forma natural, precisamente por desarrollar políticos y altos funcionarios un mismo tipo de aptitudes aunque en posiciones distintas, lo que no impide —o se ve favorecido— que se produzca el paso natural de la Administración a la política. Esta es la explicación de lo que hoy llamaríamos  “puerta giratoria” entre política y Administración y que, como ven, no es tan fácil de resolver al afectar a elementos conformadores de nuestra cultura y sistema políticos. Y no es tan fácil de solucionar porque Baena nos advierte de que .”La regulación y tratamiento en general de los burócratas y especialmente de los Cuerpos destacados es un problema estrictamente político”.

10.”Que exista un continuum entre política y Administración eleva la función del servidor público y justifica su legitimidad. Refutando a algunos autores que creen que los funcionarios no ostentan ningún tipo de legitimidad frente a los políticos democráticos, y que se emboscan en actitudes conspiratorias, Baena señala que su legitimidad proviene de la forma en que acceden a la Administración y, esta es su gran aportación, por su ubicación dentro del sistema político-administrativo. Esto, claro es, es más evidente en los funcionarios situados en la cúpula, a los que atribuye entre sus funciones la del apoyo a la decisión política. Esta corresponde formalmente a los políticos, pero con el concurso activo de los funcionarios en las fases de formulación, implementación y ejecución de las políticas públicas, pudiendo llegar a determinar su viabilidad y alcance si no se logra la implicación y la aportación efectivas de los funcionarios.

11.”En su obra, Baena nos muestra un funcionario más complejo y real que el habitual de la literatura costumbrista española desde el siglo XIX y de las tiras cómicas más actuales. Nos lo presenta con diversos poderes —algunos se nos asemejan invencibles— pero, con firmeza, señala que debe ser neutral, esto es, no eficazmente indiferente o abúlico sino que debe implicarse efectivamente en que el programa del Gobierno se lleve a cabo, aunque no coincida con sus ideas. Obsérvese la transcendencia que esto tiene en el funcionamiento y la regulación de nuestra Administración, frecuentemente fragmentada por intereses de todo tipo. En esta neutralidad encontramos hoy en día también la legitimidad y la reivindicación de la profesionalidad del empleado público”

12.”Si el apoyo a la decisión política es un factor relevante de la actuación administrativa, Baena nos revela el resto de las funciones administrativas: regulación y control, ejecución y mantenimiento. Estas funciones combinadas con los factores o medios administrativos (diseño orgánico, recursos humanos, sistemas y tecnologías de la información, presupuestario y financiero y procedimiento de gestión) y aplicados a las fases de las políticas públicas constituirán un modelo complejo explicativo del funcionamiento de la Administración y la base sólida de los principios de buena gestión que con tanta frecuencia demanda y busca en su obra. De esta manera aparentemente sencilla, Baena nos enseña la clave del funcionamiento eficaz de las organizaciones administrativas, más allá del a veces vaporoso concepto de gobernanza”.

13.”Los no familiarizados con el estudio no jurídico de la Administración Pública pero sí con las ciencias sociales es posible que retengan en su mente enfoques o conceptos polisémicos o confusos sobre esta. No se trata ahora de aclararlos, pero sí de señalar que lo que distingue el enfoque de Mariano Baena, y con ello a la Ciencia de la Administración, frente a otros enfoques como el de la gobernanza o el de políticas públicas es que aborda con decisión y profundidad la caja negra de la Administración, su funcionamiento, a la vez que destaca la función política de la Administración. Así, las políticas públicas no son meras actuaciones sino que responden a decisiones conformadoras, a una voluntad de estructurar la sociedad de una manera determinada, lo que remite a lo señalado sobre la función política de la Administración y de sus funcionarios; y para ello es preciso tener en cuenta los medios de la Administración ya que si no la decisión política estará mal fundada, pudiendo llegar a ser solo un acto volitivo político sin viabilidad alguna. Baena también ofrece valiosas distinciones como entre adopción y formulación; decisor y formulador; inclusión en la agenda y puesta en marcha; fines y objetivos; resultados y acciones instrumentales; evaluación interna y externa o nos advierte sobre el papel político de los evaluadores y su posible manipulación”.

14.”En una laudatio completa es conveniente hacer referencia a la vinculación del homenajeado con la universidad que le concede el doctorado honoris causa. De todos es sabido que en los estudios de ciencias sociales nuestra universidad es deudora y sucesora del Colegio Universitario Ramón Carande. Pues bien, el magisterio de Mariano Baena de tres décadas en la casa madre de los estudios de gestión pública del Carande, la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad Complutense, el medio centenar de tesis doctorales allí dirigidas por él y la dirección de su Departamento de Ciencia de la Administración durante ocho años hace que los que hoy impartimos docencia e investigamos en el campo de la gestión pública y la Ciencia de la Administración en la Universidad Rey Juan Carlos lo tengamos como referente claro de nuestro trabajo o, como lo que es, un maestro

Para el texto completo, consultar:http://laadministracionaldia.inap.es/noticia.asp?id=1506602&nl=1&utm_source=newsletter&utm_medium=email&utm_campaign=15/9/2016

CINCO TENDENCIAS DE LOS CENTROS COMERCIALES

 

CC stafe. Med-Col

CC stafe. Med-Col

Los  “ nuevos templos” de la sociedad del consumo han recorrido un trayecto muy interesante en sus variables de la construcción; de los estudios muy racionales de la mitad del siglo pasado donde se estrenaban las fórmulas  físicas de la gravitación para medir el poder de atracción(ley de Reilly) de los puntos de las grandes superficies de tiendas y supermercados, con la inclusión del concepto “ancla”, se ha pasado al concepto de la “experiencia global de la visita”, donde se mezclan el marketing experiencial y de las emociones. Ya no se piensa en el conglomerado de tiendas una tras otra, para que los compradores como en un corral (mall) tengan que al fin caer en algunas de ellas; sino en el sitio “abierto”, donde los prospectos  encuentran un sitio de recreación, diversión y pasatiempo(entertainment). Son  para algunos críticos, el sitio de encuentro de las personas por la negación de las ciudades  de brindar los espacios públicos necesarios para ejercer los derechos de los ciudadanos. Y así encuentran en los centros comerciales la oportunidad de  interactuar con sus semejantes  a un precio detallado por el consumo obligado: de nuevo lo público se convierte en negocio privado.

cinco-tendencias-de-los-nuevos-centros-comerciales1-1

 

En el cuadro adjunto se listan las nuevas tendencias de los centros comerciales, las cuales para  comprender su desarrollo, conviene repasarlas con el uso de las nuevas tecnologías que han permitido la aparición del Geomarketing, que revive antiguas teorías de la localización comercial, pero con  una visión integrada gracias a los sistemas de información geográficas(SIG), y que lo definen como:” el área de Marketing orientada hacia el conocimiento global del cliente, sus necesidades y comportamientos dentro de un entorno geográfico determinado, que nos ayuda a tener un visión más completa del mismo y a identificar sus necesidades”(Alcaide Casado et il,2012)

ebrPor:

Efrén Barrera Restrepo, Ph.D.

Gerencia Pública & Marketing

 

LA NUEVA OFICINA DE INVESTIGACION DE MARKETING

NUEVO COLLAGE1Los  efectos de la tecnología en las profesiones y su necesario cambio en los contenidos y enseñanzas es de suyo inconmensurables, no sabemos hasta donde se van a sostener en los parámetros de anteriores métodos y técnicas. Pero si de verdad se quiere continuar deben aceptar y de modo mas urgente acomodarse a las nuevas perspectivas que ofrecen la tecnología  para el desarrollo de los oficios. Y de esto si que saben los dos campos que nos ocupa: la gerencia publica y el marketing. Por el primero ya  se tiene definida la pared que separa lo tradicional de lo contemporáneo en las administraciones públicas: el modelo burocrático. Y en el segundo, la pared se forma con la manida y socorrida rigidez de las cuatro P, como dosis aplicable a cualquier campo, con la ausencia de las redes sociales. Al otro lado de estas dos murallas, todo es nuevo y todo se transforma  en experimental; para lo que se requiere también de cambio de mentalidad en los ejecutivos y en  la academia en general, si es que en verdad quieren trabajar en mutua relación para innovar.
Con este preámbulo queremos introducir el uso de la tecnología en el conocimiento y estudio de las emociones, tema muy importante y de primer orden actualmente en el marketing, en todos sus campos de uso(comercio, política, gobierno,etc), como bien se expone en “Los robots ya pueden sentir como tu“, articulo que invitamos a leer para comprender hasta donde llega la profundización de la tecnología en la ” replica” de lo humano; porque  conocer la dirección de las emociones siempre ha sido un campo de mucho interés en el marketing; que en su investigación  pasa de las intuiciones de los jefes que creen  interpretar las emociones con solo conversar con sus clientes, a las técnicas proyectivas  de los años sesenta del siglo pasado, como aportes de la psicología positiva con el uso  los cuestionarios indirectos o de situaciones simuladas para desentrañar el mundo emocional humano. Mas tarde  perfeccionadas estas técnicas con la estadística en sus versiones probabilísticas y  el  desarrollo de programa computacionales, para ganar terrenos en la configuración del ” hombre promedio ” gracias a  la ley de los grandes números.
Con el empleo de la tecnología en el marketing que comenta el escrito, ya ha quedado atrás la tradicional oficina de investigación de mercados de cubículos, llena de papeles, tableros y escritorios, taquistoscopios,  test de clavijas,  potenciadores voltaicos,  cámaras y espejos ocultos,  mapas de lona y  polígrafos.  Se hace necesario el uso de espacios amplios-lotfs- con cómodas sillas no convencionales, puestos de trabajo ergonómicos y adaptables de variadas funciones,  sitios de encuentro ( interacciones internas), donde instalar  las pantallas, las  terminales del centro de datos para recibir la información del Big -Data y los aparatos  biométricos, los lectores de imágenes de las resonancias magnéticas y las tomografias PET y las pantallas para indagar en el Datawarehouse , los “ADN” comerciales de los clientes(auténtico CRM)y lógicamente los robots se que mencionan para  detallar las reacciones de los consumidores ante los productos  en su acto supremo de selección y decisión.

Esta corta historia de las técnicas para estudiar las emociones no es  precisamente lo que  quieren escuchar en ámbitos universitarios sino que en su actitud  de academia soberana, continúan con la convencimiento del intuitivo constructo ( vaya palabreja¡ ) como si un milagro hubiese operado  en los planos de las técnicas de investigación y así de las opiniones parciales del investigador e inexploradas por la experiencia de no vivir el proceso, se parcelan en severo orden  y aislado del consumidor un listado de preguntas (reactivos) que además de no contar con  las pruebas de la estadística ( de su consistencia interna) y  de no tener una validez formal el susodicho constructo queda en un mero listado de frases de la cosecha personal . Y esto seguirá así, mientras no se use realmente la tecnología en la investigación de mercados y la brecha entre universidad y empresa se ampliara ! .

ebrPor:

Efrén Barrera Restrepo, Ph.D.

Gerencia Pública & Marketing

LOS PRIMEROS AUTORES Y LAS PRIMERAS OBRAS DE CIENCIA ADMINISTRATIVA…

Mariano Baena del Alcázar y Efrén Barrera Restrepo

Los primeros autores y las primeras obras de Ciencia Administrativa en lengua española e instrucción a los Subdelegados de Fomento (1833)

 libroB y B

Según la intención de los autores, el estudio realizado en este libro y la elaboración que supone cumplen varios fines y responden a distintos propósitos. La primera finalidad es poner de manifiesto que la prioridad en cuanto a la publicación en lengua española con un propósito científico y didáctico de una obra sobre Ciencia Administrativa corresponde al libro del colombiano Florentino González Elementos de Ciencia Administrativa (Bogotá, 1840), obra esta ligeramente anterior a las de los españoles que cultivaron la materia […]

INAP, 2016 1ª edición

ISBN: 978-84-7351-511-5 (formato papel)

ISBN: 978-84-7351-512-2 (formato electrónico)

188 páginas / 13,00 € (papel) / 6,04 € (eBook)

Según la intención de los autores, el estudio realizado en este libro y la elaboración que supone cumplen varios fines y responden a distintos propósitos. La primera finalidad es poner de manifiesto que la prioridad en cuanto a la publicación en lengua española con un propósito científico y didáctico de una obra sobre Ciencia Administrativa corresponde al libro del colombiano Florentino González Elementos de Ciencia Administrativa (Bogotá, 1840), obra esta ligeramente anterior a las de los españoles que cultivaron la materia. Otra finalidad cuyo cumplimiento es obligado consiste en agradecer y reconocer al profesor Omar Guerrero Orozco que dedicase varios años a comentar y divulgar la existencia de la obra citada. En tercer lugar, hay que contar asimismo entre los principales fines perseguidos el de exponer cuál fue en su justo término la relación entre las obras sobre Ciencia Administrativa escritas en nuestro idioma (la obra del colombiano y las publicadas en aquellas fechas en España) y los escritos del francés Bonnin, varios años anteriores.

CONTENIDO. Prólogo. Primera Parte. Los primeros autores y las primeras obras de Ciencia Administrativa en lengua española / Capítulo 1. Introducción / Capítulo 2. Vidas y obras de los autores estudiados / Capítulo 3. Las semejanzas y dependencia científica de las obras de C. J. Bonnin / Capítulo 4. Jefe del Estado, división de poderes y Administración / Capítulo 5. Las organizaciones administrativas centrales / Capítulo 6. El poder central y la alternativa centralización-descentralización / Capítulo 7. La organización territorial / Capítulo 8. Personal al servicio de la Administración. Segunda Parte. Instrucción a los Subdelegados de Fomento (España, 1833) / Instrucción / Capítulo 1. Agricultura y sus agregados / Capítulo 2. Industria y sus agregados / Capítulo 3. Comercio y sus agregados / Capítulo 4. Minería y sus agregados / Capítulo 5. Ayuntamientos / Capítulo 6. Policía general / Capítulo 7. Instrucción pública / Capítulo 8. Sociedades económicas / Capítulo 9. Hospicios, Hospitales y otros establecimientos de beneficencia / Capítulo 10. Cárceles y establecimientos de corrección / Capítulo 11. Hermandades y Cofradías / Capítulo 12. Caminos, Canales & C. / Capítulo 13. Bibliotecas públicas, museos & c. / Capítulo 14. Teatros y espectáculos / Capítulo 15. Socorros en casos de desgracias públicas / Capítulo 16. Caza y pesca de los ríos y lagos / Capítulo 17. Division territorial y estadística / Capítulo 18. Despoblados / Capítulo 19. Prevenciones generales. Bibliografía.

ebr