ADMINISTRACIÓN UNIVERSITARIA Y PLANEACIÓN INSTITUCIONAL (4/7)

LA UNIVERSIDAD,COMO SISTEMA

La Universidad como organización moderna es un sistema abierto que tiene por función social, la creación, reelaboración y aplicación del conocimiento científico, técnico y artístico, con el propósito de contribuir al bienestar y desarrollo de la sociedad en la cual se inscribe.
Como función social que entraña un interés general es un servicio público, el cual debe estar caracterizado por la continuidad, la igualdad y la tutela estatal y sus objetivos cambian, según las exigencias de la sociedad, que en interacción dual influye y es influenciada por la Universidad.
Por su parte, la sociedad como entorno natural de la Universidad, le apremia con problemas complejos como: la resistencia al cambio de estructura; incremento de cupos, respuestas rápidas a los cambios tecnológicos, erradicación de la pobreza extrema, creación de estrategias de conquistas de mercados externos, preservación de la autenticidad e identidad cultural y la autonomía nacional en ciertos renglones de la vida, etc., a los cuales, la Universidad debe responder con la planeación de sus actividades, previo análisis de las demandas frente a las posibilidades de sus elementos, dentro de la existencia y desarrollo de principios como la autonomía, el paralelismo ideológico, la participación en los procesos decisorios, la concentración, la libre asociación de los estamentos y su expresión, la libertad de cátedra y de aprendizaje, la no discriminación por razones de ideología, sexo, raza, clase social o credo político o religioso y el respeto por las personas y por las normas que regulan las relaciones entre ellas y entre éstas y la institución (Kast, Fremont. E y James E. Rosenzwion.  Administración en las Organizaciones: Un Enfoque de Sistemas.  McGraw Hill, México, 1982).
Para el logro de la misión general, la Universidad cuenta con el bagaje de conocimientos y experiencias desarrolladas en las labores de docencia, investigación y extensión, como la trilogía básica en la actividad académica –subsistema técnico- en el cual se debe mover la Universidad sobre la que todos sus elementos deben estar orientados de manera mancomunada.
La docencia, como actividad no sólo debe ser la transmisora de conocimientos, sino la creadora de nuevos problemas y estimuladora de la investigación, que permita la evolución de los conocimientos y su aplicación. Pero para esto se necesita que la Universidad no sólo se informe sino que analice lo que la rodea con claro sentido de la realidad a fin de integrarse a la sociedad y pueda desarrollar nuevas maneras y formas de enseñanza-aprendizaje, programar nuevas asignaturas, reformar los currículos y perfeccionar las normas, los sistemas de evaluación del docente y el discente y propender por el avance en la formación de los diferentes niveles de pregrado, maestría y doctorado.
Es la manera de transmisión del conocimiento, lo que ha llevado a la Universidad, a la dedicación casi exclusiva de preparar profesionales en un conjunto de contenidos científicos relativos a la carrera, complementado con algunas incipientes series de prácticas de aplicación, descuidando la formación de investigadores, que permita la evolución de los conocimientos y su aplicación. “Es función esencial de la Universidad, la investigación, mediante la cual no sólo se limite a transmitir verdades conocidas, sino que debe enseñar al alumno a redescubrirlas con su propio esfuerzo mediante el empleo eficiente de métodos, procedimientos y técnicas que creen en él hábitos y actitudes para encontrarlas”( Anzola G, Gabriel “Universidad, Aspectos Académicos”. Universidad Externado de Colombia. Bogotá, 1976.p.55).
La investigación es un método de hallazgo continuo a desarrollar tanto en las aulas, talleres, como en las bibliotecas y los laboratorios, reconstruyendo la ciencia para luego descubrir nuevos conocimientos, por lo cual “si en la Universidad no existe la vocación y el hábito hacia la investigación, ni siquiera la Universidad es capaz de volverse sobre sí misma para averiguar los trámites y conflictos que la afectan y dar soluciones viables”(ídem,p.56).

Siendo la Universidad un sistema social que se desarrolla en el conocimiento de la ciencia, la tecnología, el arte y la filosofía, recibe de la sociedad sus aportes –recursos humanos, materiales, financieros y tecnológicos- que debe retornar transformados mediante la presencia directa en el desarrollo de la comunidad con programas de asistencia social y educativa, campañas para el mejoramiento de las calidades de vida y orientación profesional, atención médica, consultorios y asesorías administrativas y jurídicas, etc., o bien por medio de las empresas universitarias auxiliares( hoy: spin- off) *. En una palabra, divulgar el conocimiento y ampliar las áreas de influencia más allá del “campus” universitario, mediante la extensión, con el fin de elevar el nivel cultural del país e informar sobre aspectos generales de la cultura y la vida moderna. “La extensión” es el proceso mediante el cual ésta – la Universidad- trata de integrarse e interrelacionarse con su entorno, es decir la forma como la Universidad se puede proyectar a la comunidad .

Este proceso de extensión se da a nivel interno y externo de la Universidad. La planeación y estructuración de los programas de bienestar universitario –deportes, recreación, etc.-, son la expresión del primer nivel. En el externo se encuentran los programas de desarrollo científico, tecnológico, artístico y cultural que la Universidad planea para la comunidad en general o para determinados grupos de ella, cursos interdisciplinarios, educación continuada, programas de televisión y radiales, periódicos, revistas, concursos, foros, seminarios, etc.
La extensión es una forma de recibir retroalimentación sobre las actividades universitarias a fin de mejorar la docencia y orientar la investigación, hacia el logro de la misión que la sociedad le ha encomendado a la Universidad.
A todo esto, la Universidad, debe procurar la debida interacción y equilibrio entre las funciones básicas –docencia, investigación y extensión- para “convertirse en un factor de aceleración del cambio de las estructuras”; el modo como ejerza esta influencia será distinto, según el país y las circunstancias, pero cualquiera sea la forma, el objetivo es claro.

————————————————————————

*Las empresas Universitarias Auxiliares –EMPUS- tienen por objetivo “optimizar el uso de los recursos y conseguir mayor eficacia y eficiencia académica y administrativa” y constituyen “un sólido soporte para los subsistemas académicos y administrativos, al erigirse como verdaderos talleres – vivenciales” (81). Barrios Villa, Nelson, Proyecto EMPUS (Empresas Universitarias Auxiliares). Educación Superior y Desarrollo. ICFES. Vol.2., No.4, pp. 80-93, octubre-diciembre 1983.

Así mismo el Departamento de Ciencias Administrativas, Universidad de Antioquia, considera que alrededor de ciertos programas se pueden crear unidades productivas, independientes de la estructura de la Universidad y manejadas con criterio de “Empresa”. Ejemplo: Imprenta y afines, productora de videos y programas de televisión, productora de derivados lácteos, de drogas genéricas, muebles universitarios, etc.

————————————————————————–

Por:
Efrén Barrera Restrepo, Ph.D.
Gerencia Pública & Marketing

Un pensamiento en “ADMINISTRACIÓN UNIVERSITARIA Y PLANEACIÓN INSTITUCIONAL (4/7)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s