CREAR UN SISTEMA DE EDUCACION SUPERIOR TECNOLOGICA

16-03-08_0723Creemos que ya es el tiempo de dedicarnos muy seriamente a crear un sistema de educación superior tecnológica  (SEST) para el país.

Hemos dado ejemplo a nivel internacional en la organización  y estructuración de la educación; en el pasado se han reconocido los esquemas del ICETEX  y del SENA y recién el  del CNA, entre otros más para no alargar la historia. Y tenemos la capacidad para ello, así se expresan a cada momento las entidades educativas que por fuerza en su tiempo, es colocaron como títulos de consolación, los de instituciones universitarias o simplemente institutos  y que por mucho que han tratado de sacudírselos para arroparse con el de Universidad; pues aquellos de técnico y tecnólogo, parecen tener un menor valor social; todos hablan de ellos como los necesarios, como los llamados a poner en marcha esta era de la Innovación y el emprendimiento, pero ninguno los trata con equidad salarial, ni inclusión laboral.

Poner  la educación tecnológica en el lugar adecuado dentro del sistema educativo  superior colombiano es un desafío  a jugar a un gana-gana, que tienen que afrontar las directivas gubernamentales en conjunto con el sector productivo y los demás estamentos. Todos nos tendremos que involucrar en esta actividad renovadora, consultando las más altas consideraciones sociales, dentro de una atmósfera de cambio constante acorde con la velocidad de transformación del entorno global y dentro del profundo respeto de la tradición universitaria por el saber y la producción metódica y disciplinada de conocimiento científico, que seguro ganara mas en su estatus en la medida que se determine el papel de los niveles técnicos y tecnológicos.

Desde esa base paradójica de cambio y tradición, se podrá tener una educación técnica y tecnológica como un sistema de educación superior o terciaria con sus procesos de docencia, investigación, extensión y  administración, pero diferenciados  y graduales con respecto al subsistema profesional y no esa revoltura en que hoy estamos, que todos se parecen pero nadie es diferente a la larga; excepto en contadas universidades de elite que llaman. La diferenciación gradual es muy importante como un factor de responsabilidad social, que impacta positivamente el ambiente universitario y con ella, tendremos programas  de alta calidad y sentido del rigor y disciplina académica para acrecentar los factores de productividad y competitividad del país.

Un sistema de educación superior tecnológica estructurado, entroncado y aceptado dentro de la educación del tercer nivel, permitirá al país oxigenar la educación superior y encausar las divergentes formaciones nacidas del vertiginoso desarrollo tecnológico que por la inflexibilidad normativa  imperante, han terminado consumiendo ingentes sumas de dinero de las clases menos favorecidas de la sociedad colombiana, quienes ingenuamente creen en sus redenciones académicas y científicas; con el soslayo del control estatal. Este nuevo sistema debe alcanzar el reconocimiento social de todos los formadores profesionales, que los deje convencidos de que no es campo de  la medicina, ni  de la abogacía, ni  de la economía, ni de los profundos y necesarios vericuetos de la filosofía que tanta falta hacen a nuestra patria; que no es la universalidad de saberes, sino que la misión estará atada a los desarrollos técnico – ingenieriles, con sentido humano y  orientación social  y en ese camino hay suficiente quehacer para compartir  en el futuro. Es construir un sistema  como  resultado del trabajo limpio, mancomunado, visionario, riguroso y creativo de todos los estamentos institucionales, alrededor de una propuesta moderna que hable y consulte el lenguaje tecno-científico del siglo XXI y que  sea generadora de conocimiento pragmático  para el desarrollo regional,  con excelencia   académica y servicio; cuyos factores de éxito  radiquen en la pertinencia y calidad de los programas, el uso de herramientas tecnológicas que multipliquen la eficiencia y la formación para el trabajo y el desempeño laboral; nuevas formas de aprendizaje y de asesoramiento técnico  que esten atravesadas por las tecnologías de información y comunicación, que permitan acceso pleno al conocimiento y a la interacción con profesores, directivos y comunidad; con lo cual nos estaremos apartando de aquella tendencia, que juega con las expectativas profesionales de nuestros jóvenes de las regiones precariamente atendidas, sin contar con las necesidades reales de demanda laboral y de aquella otra corriente, que vende sueños de profesionalización a la  carta y la moda.

ebr

 

2 pensamientos en “CREAR UN SISTEMA DE EDUCACION SUPERIOR TECNOLOGICA

  1. Sobran los comentarios para un escrito de tanta importancia, lo mas interesante es llevarlo a la practica y buscar apoyo para que se vuelva un hecho real, y asi poder dar oportunidades con remuneraciones reales.. Felicitaciones Dr Barrera

  2. Pingback: EL “GRAZNIDO” DEL SENA: 2014 | Gerencia Pública & Marketing

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s