MARKETING Y TRABAJO POLITICO

094El marketing político y  electoral son  actividades profesionales, hoy muy ligadas al desarrollo de  las democracias de las naciones. Estas nuevas materias (en algunos países) en un sentido amplio, proyectan las fuerzas y condiciones que hacen exitosas  las campañas  dentro de las contingencias de la arena política y el manejo de los partidos y grupos como organizaciones políticas.

Por su parte el marketing electoral favorece los mecanismos de reflexión y análisis para diseñar las estrategias que permitan al candidato y partido conseguir el triunfo en las urnas con  fundamento en el estudio del comportamiento de los electores, necesidades, opiniones, preferencias y disposición de votar, con el propósito de montar la campaña que llegue al electorado en los términos de su lenguaje y aspiraciones  a través de los medios que nos brindan los avances tecnológicos de las telecomunicaciones.

La participación en las elecciones es clave en la vida de las instituciones para el mantenimiento  de los esquemas democráticos que son la esencia de la convivencia humana.

En las elecciones a los cargos del gobierno  y de los órganos representativos, no hay alternativa distinta que ganar. No se puede perder. No hay subcampeonato, salvo que el objetivo sea “hacerse contar” o “sonar”.

Las campañas electorales requieren tiempo, voluntad y dinero, recursos escasos en nuestra época y por  lo cual, en ellas ya no se  ocultan los cálculos racionales y los costos de oportunidad. Ellas exigen la seriedad y el análisis responsable de las probabilidades  y factores de éxito que proporcionan la utilización de procedimientos y métodos sistémicos que configuran el debate ideológico, el trabajo político, las comunicaciones, la organización electoral, las finanzas y la gestión de los recursos físicos y humanos del grupo político.

El éxito en las urnas, no viene por el sólo hecho de aplicar las técnicas  y recomendaciones comunicacionales del marketing electoral; sino de la  suma de las habilidades y destrezas de los políticos para ganarse las simpatías,  del proselitismo para ganar votos , de las capacidades en sus negociaciones y transacciones, y aún del carisma y la personalidad de los candidatos y sobretodo, de la coordinación  de  la campaña  para contrarrestar  las imágenes falseadas y la vaguedad de los candidatos,  la vacuidad de los programas y discursos y la pobreza de las promesas. Este trabajo político es un  accionar en conjunto para sumar  votantes, donde candidatos, ideas y promesas, recursos y organización electoral  se unen en una labor de equipo y no como algunos quieren hacerlo aparecer, como si fuera una misión mesiánica de un asesor, en solitario.

ebr

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s