LA NUEVA OFICINA DE INVESTIGACION DE MARKETING

NUEVO COLLAGE1Los  efectos de la tecnología en las profesiones y su necesario cambio en los contenidos y enseñanzas es de suyo inconmensurables, no sabemos hasta donde se van a sostener en los parámetros de anteriores métodos y técnicas. Pero si de verdad se quiere continuar deben aceptar y de modo mas urgente acomodarse a las nuevas perspectivas que ofrecen la tecnología  para el desarrollo de los oficios. Y de esto si que saben los dos campos que nos ocupa: la gerencia publica y el marketing. Por el primero ya  se tiene definida la pared que separa lo tradicional de lo contemporáneo en las administraciones públicas: el modelo burocrático. Y en el segundo, la pared se forma con la manida y socorrida rigidez de las cuatro P, como dosis aplicable a cualquier campo, con la ausencia de las redes sociales. Al otro lado de estas dos murallas, todo es nuevo y todo se transforma  en experimental; para lo que se requiere también de cambio de mentalidad en los ejecutivos y en  la academia en general, si es que en verdad quieren trabajar en mutua relación para innovar.
Con este preámbulo queremos introducir el uso de la tecnología en el conocimiento y estudio de las emociones, tema muy importante y de primer orden actualmente en el marketing, en todos sus campos de uso(comercio, política, gobierno,etc), como bien se expone en “Los robots ya pueden sentir como tu“, articulo que invitamos a leer para comprender hasta donde llega la profundización de la tecnología en la ” replica” de lo humano; porque  conocer la dirección de las emociones siempre ha sido un campo de mucho interés en el marketing; que en su investigación  pasa de las intuiciones de los jefes que creen  interpretar las emociones con solo conversar con sus clientes, a las técnicas proyectivas  de los años sesenta del siglo pasado, como aportes de la psicología positiva con el uso  los cuestionarios indirectos o de situaciones simuladas para desentrañar el mundo emocional humano. Mas tarde  perfeccionadas estas técnicas con la estadística en sus versiones probabilísticas y  el  desarrollo de programa computacionales, para ganar terrenos en la configuración del ” hombre promedio ” gracias a  la ley de los grandes números.
Con el empleo de la tecnología en el marketing que comenta el escrito, ya ha quedado atrás la tradicional oficina de investigación de mercados de cubículos, llena de papeles, tableros y escritorios, taquistoscopios,  test de clavijas,  potenciadores voltaicos,  cámaras y espejos ocultos,  mapas de lona y  polígrafos.  Se hace necesario el uso de espacios amplios-lotfs- con cómodas sillas no convencionales, puestos de trabajo ergonómicos y adaptables de variadas funciones,  sitios de encuentro ( interacciones internas), donde instalar  las pantallas, las  terminales del centro de datos para recibir la información del Big -Data y los aparatos  biométricos, los lectores de imágenes de las resonancias magnéticas y las tomografias PET y las pantallas para indagar en el Datawarehouse , los “ADN” comerciales de los clientes(auténtico CRM)y lógicamente los robots se que mencionan para  detallar las reacciones de los consumidores ante los productos  en su acto supremo de selección y decisión.

Esta corta historia de las técnicas para estudiar las emociones no es  precisamente lo que  quieren escuchar en ámbitos universitarios sino que en su actitud  de academia soberana, continúan con la convencimiento del intuitivo constructo ( vaya palabreja¡ ) como si un milagro hubiese operado  en los planos de las técnicas de investigación y así de las opiniones parciales del investigador e inexploradas por la experiencia de no vivir el proceso, se parcelan en severo orden  y aislado del consumidor un listado de preguntas (reactivos) que además de no contar con  las pruebas de la estadística ( de su consistencia interna) y  de no tener una validez formal el susodicho constructo queda en un mero listado de frases de la cosecha personal . Y esto seguirá así, mientras no se use realmente la tecnología en la investigación de mercados y la brecha entre universidad y empresa se ampliara ! .

ebrPor:

Efrén Barrera Restrepo, Ph.D.

Gerencia Pública & Marketing

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s