DESIGUALDAD Y PODER COLECTIVO

Como recientemente habíamos abordado el tema del cooperativismo en alusión al importante papel que juega esta economía solidaria en la plenitud del liberalismo salvaje que se da en esta época del dominio de las grandes multinacionales y los fondos de inversión; frente a la pauperización de los grupos sociales excluidos de los llamados ultrarricos, de  manera indolente. Y en dicha nota(Ver aquí), destacamos el papel que juega la Cooperativa de profesores de la Universidad de Antioquia-Cooprudea,en el bienestar de sus afiliados;ejemplo paradigmático para las demás universidades de Colombia; no podíamos pasar por alto, los  escritos contenidos en la agenda 2017, elaborados por el profesor Héctor de los Ríos( nuestro profesor de metodología II de Sociología,1969) con el título de Desigualdad y poder colectivo; el cual acompañó con la obra de arte clásica del expresionismo de Honoré Daumier: El vagón de tercera(1862);cuyo color oscuro ilustra la penetración de la pobreza en los cuerpos desvalidos de quienes padecen la desigualdad y exclusión:

“No es ningún secreto que en la sociedad contemporánea se considera a todas las personas iguales, aunque de inmediato se aclare que la supuesta igualdad es solamente ante la ley. Una diferencia muy grande cuando la comparamos con la sociedad griega, en la cual la desigualdad ni siquiera era necesario fijarla en los códigos, pues, según decía su élite, era la propia naturaleza la que dictaba que la sociedad era desigual. Por eso un reconocido filósofo como Aristóteles expresaba sin ambigüedades: “la naturaleza consecuente consigo misma, ha dado cuerpos diferentes al esclavo que al hombre libre; ha dado aquel miembros robustos para los trabajos groseros, mientras que el hombre libre tiene el cuerpo recto y está constituido para la vida política, para las ocupaciones de la guerra y la paz (…) sea como quiera, es evidente que unos son naturalmente libres y otros naturalmente esclavos y que, por lo tanto, exigen que el esclavo obedezca la autoridad y la justicia”.

Ahora bien, tanto Aristóteles como los grupos dominantes de Grecia no desconocían las consecuencias negativas que generan la aplicación de este concepto en la sociedad, razón por la cual nunca negaron que en la sociedad una parte de ella debe ser tratada en forma igualitaria. De ahí que aceptaron que coexistiera en la misma sociedad no solo la desigualdad, sino también la igualdad. De esta manera, lograron que una elite que se consideraba igual dominara sobre el resto de estamentos, lo cual tenÍa plena justificación cuando se trataba de las personas situadas en la base de la pirámide que eran los esclavos.

Así entonces, a pesar de que la desigualdad era dominante, la igualdad se mantuvo como elemento legitimador de la primera, pues esta última fue producto de un pensamiento arraigado en las comunidades antiguas que predicaban realizar sus actividades teniendo en cuenta a los otros miembros de la comunidad, lo cual significó que en sus trabajos y demás actividades se regían por la colaboración y trato mutuo. Por eso, el comienzo de las relaciones en el seno de la humanidad se desarrolló en medio de una cultura colectiva, la cual dominó durante mucho tiempo en el seno de las comunidades, de ahí que para que la desigualdad domine en las sociedades, antes se tuvo que dar un proceso en donde las colectividades liberaron a las personas dando lugar a un largo proceso de individualización.

Pero se podría preguntar ¿en qué momento se dio la individualización?  No hay duda de que esto sólo es comprensible en un contexto en donde una parte social discriminó a otros. La frase de Marx: “Un negro es un negro pero en determinadas circunstancias se convierte en esclavo” Esta cita ilustra muy bien que la desigualdad es producto de circunstancias sociales, en donde determinados grupos se impusieron sobre otros. Es algo que ya antes había intuido Rousseau, principalmente en su libro Discurso sobre el origen y los fundamentos de la desigualdad entre los hombres, donde dice: “Un individuo al que tras haber cercado un terreno se le ocurrió decir “esto es mío” y encontró a gentes lo bastante simples como para hacerle caso, fue el verdadero fundador de la sociedad civil”. como se ve, el sentido de los dos textos es el mismo: interpretan la desigualdad como resultado del surgimiento de poderes que interrumpieron en las comunidades de vida colectiva.

Por eso, la desigualdad es producto del surgimiento de intereses que luego se impusieron por actos de poder, los cuales, durante siglos, se fueron socializando creando un sistema de creencias y valores, cuya función fue enfatizar que en la sociedad los seres humanos son desiguales debido a su raza, nacimiento geográfico, etc.

Pero viene la otra pregunta ¿en qué momento se cambió el pensamiento de aceptación de la desigualdad por la igualdad ante la ley? ¿A qué hora sucedió este cambio tan radical? Por lo pronto puede ser ilustrativo el caso de nuestro país. La historia nos dice que, en el amanecer de la nacionalidad colombiana, un ciudadano colombiano, al igual que uno de los participantes en la Revolución Francesa de 1789, se despertó de pronto con que los precursores de estos cambios predicaban incesantemente la igualdad. esto sucedió no sólo como un postulado ideológico, sino también como una realidad institucional, de lo cual se encargaron los organismos legislativos que aparecieron con la Independencia. Por eso, no sólo aparecían en las constituciones de América Latina, sino que los códigos se abultaban con artículos que hablaban del deber de evaluar todas las actividades a partir del concepto de igualdad.

En el caso particular de Colombia, con la Independencia se aceptó,  en sus códigos y en su ideología, el concepto de igualdad ante la ley y, en consecuencia, comenzó un proceso en donde se negaba los privilegios de sangre y se aceptaba dar un trato igual al que comenzaron a llamar “ ciudadano”, copia de la Revolución Francesa que figuraba en su declaración de los derechos del hombre y del ciudadano que en nuestro país lo encontramos tempranamente aún en la  elocuente Constitución de Cundinamarca de 1811, que todavía bajo la influencia española ( reconocía a Fernando VII)  en el titulado XII  se leía un reconocimiento explícito a la igualdad cuando expresa: “ la igualdad consiste en que siendo la ley una misma para todos, todos son iguales delante de la ley”,  fórmula que se prestó para deslindar los campos entre la Colonia y la República, pensamiento que repetirán todas las constituciones incluyendo la de 1991.

De modo que el nacimiento de la ideología de la igualdad ante la ley nos ha llevado a aceptar que todos somos garantes de derechos que nos llevan a la igualdad. Sin embargo, subrepticiamente se encuentra un subfondo que determina en qué nivel de la estructura social se coloca cada persona, Escala que a su vez determina el dominio de unos sobre otros.  Se trata del poder que adquieren por diferentes medios grupos de personas y que anteceden a las leyes. Así, por ejemplo en Colombia, el privilegio que desde la Independencia les ha dado las leyes a las élites dominantes tuvo su origen en el poder que los descendientes de los españoles adquirieron durante la evolución de la Colonia.

Por todo lo anterior, los sistemas solidarios tienen como única salida la opción de construir un poder que solo lo brinda la fuerza colectiva como lo fue antes en las comunidades antiguas. Es un proyecto cuyo fin es regresar a la consideración de que el ser humano es un producto del trabajo y colaboración en comunidades que en el pasado les permitió enfrentar a la naturaleza y al mismo tiempo transformarse ellas mismas.

Se trata de apoyarse en una fuerza que supera la cultura del egoísmo, pero sobre todo la idea de sobrevivir enfrentando al otro. En esta meta por desgracia, la humanidad ha entrado en olvidos; se ha olvidado del poder que genera el trabajo colectivo, se ha olvidado también de que la unión dentro de colectivos genera una solidaridad que supera al individualismo, y se ha olvidado igualmente de que la lucha y el trabajo en común sólo pueden ser superados apoyándose en organizaciones que como el cooperativismo y demás sistemas solidarios, hoy por hoy, son las únicas formas de salir adelante en un régimen de competencia como la que presenta el capitalismo”

 

Anuncios

MARKETING POLÍTICO Y LOS SHOWMEN

Ahora que ya todo movimiento de un personaje político se lo endilgan al marketing político y sobretodo en aquellas culturas donde este ha tardado en adaptarse, van apareciendo nuevos cultores y asesores ( como debe ser) de todo tipo y características, que tal vez porque su filia a la política es tanta ,que terminan desplazando a su representado y a veces juegan  unos roles tan expresivos de sus inclinaciones, que opacan a  los mismos candidatos asesorados y se convierten en las vedettes de las campañas:lo que en razón pura no debiera de ser.
Todos estos comportamientos que invaden las esferas del asesorado y transforman al asesor en actor principal del show consideramos que se deben a la poco o muy escasa experiencia en el campo y sobretodo en el marketing; donde las normas comportamentales  tienen desde los inicios de la disciplina su base fundamental en  la subjetividad, la representatividad, la responsabilidad y la confidencialidad que están incrustadas en la investigación de mercados. Otra explicación a esa conducta(por decir,exhibicionista del asesor) vendría más de las esferas de la psicología por los lados del narcisismo y egocentrismo.

En  resumen, en cualquier caso es conveniente advertirles a los candidatos que traten de limitar muy bien las líneas rojas de la asesoría y para que no se convierta ésta en el show prestado; o la “campaña en cuerpo ajeno”.
Dentro de la ética profesional y de asesoría- como algunas disciplinas las tienen- siempre está presente la importancia y el valor del asesorado, al que se le debe respeto, discreción y  confidencialidad, y se le atiende con transparencia y diligencia y se le guarda la reputación; connotar la presencia del asesor político y hacerla crecer hasta ahogar la identidad e imagen del candidato o representado va más allá de la natural relación en las asesorías y consultorías; por eso al mejor estilo que lleva a calificar en el fútbol como buen árbitro al que brinda la posibilidad de un buen partido, haciendo que su presencia pase inadvertida; esta es la regla principal del juego limpio en el marketing político y electoral.

LOS COLORES DE LOS PARTIDOS POLITICOS

En las épocas de las vacas gordas en el país de Venezuela, de los años setenta del siglo pasado, se advertía en las oficinas de los Almacenes Ley de Colombia( como desaparecen de fácil, las marcas! ) que no se enviaran a las tiendas de las  ciudades fronterizas ropa y confecciones de color púrpura (  o morado) pues no tenían demanda por partes de los vecinos ya que era el color de una agrupación política. Y así se hacía.

Los colores tienen un uso político. Y este tiene su explicación antropológica y sociológica, importantes, cuya historia no se puede perder.

También es importante recordar que siempre en Colombia, el rojo ha estado asociado al partido Liberal (1948) y el azul al Conservador( 1849);  en épocas de sus historias palaciegas y épicas;  y sus estatutos, lo estipulan.

Tal vez  los politólogos  y especialistas en marketing  político, hoy, puedan reconocer que el uso de esos dos colores por los dos partidos políticos más antiguos  en la historia  de Colombia, ha sido tradición y costumbre, y no es necesario  despertar aspavientos y teorías de los colores, donde no las hay, y menos porque la tribuna de posesión del presidente Duque ( 2018-2022) elegido por corrientes políticas tradicionales use una tribuna con el color azul y  además, porque fue acompañado en su campaña con una fórmula  de vicepresidenta, claramente  y abiertamente conservadora.

Claro que también es válido recordar que han existido otros movimientos y partidos políticos que han usan estos dos colores en emblemas, logotipos, banderas y símbolos en diferentes proporciones:  no más en los años 60 de gran alboroto político, el movimiento  de ANAPO, utilizaba una bandera tricolor de franjas horizontales azul, blanca y roja y recientemente, el partido Cambio Radical( 1998); el Movimiento de Renovación Absoluta-MIRA-(2000); Opción  Ciudadana (2009) el mismo Centro Democrático( 2013).

A lo mejor, en vez  de las explicaciones para usar el azul, referenciando sin mencionar las investigaciones de la neurociencia sobre los colores, sería más conveniente recurrir a la historia de los partidos y movimientos; así sería posible decir, que el color rojo no apareció  ni en el tapete porque su tradicional dueño, el partido Liberal, solo vino a adherirse al candidato ganador, cuando este ya era presidente, sin necesidad los escasos votos del lánguido y desteñido partido liberal; y que el color rojo que antes daba tanto entusiasmo por la efervescencia que producía ( dale, rojo, dale! ) y que antes despertaba esperanzas a las clases sociales pobres, hoy llamadas vulnerables,  ha perdido su valor sentimental y emocional en Colombia o que las personas que antes los llevaban en camisetas y gorras( en pecho y cabeza) han decidido mejor deslucir un poco su matiz y ya aparecen con el color amarillo; para no parecer revolucionarios o de izquierda, como lo eran ayer.


En fin lo que deseamos dejar en claro es que, el uso de ese color viene de explicaciones  implícitas de los decisores ( en este caso, del equipo del presidente Duque)  y no de la mecánica explicación de una carta de colores; que aunque hoy se muestra actualizada por la aplicación de la neurociencia al marketing; debemos comprender que ese trasvase de disciplinas, está mediado por la sociología y la antropología de los grupos analizados; por lo que para iniciarse en esas explicaciones es recomendable leer: El color rojo: una semiótica política (págs: 741-766) de Antonio Garrido en Ciencia y política: una aventura vital: libro homenaje a Ramón Cotarelo/ compiladores: César Colino y otros.Valencia:Tirant lo Blanch; Madrid: Instituto Nacional de Administración Pública, INAP, 2016.

¿QUÉ ES EL COMÚN?…

Una de las palabras que ya giran en el entorno de la política y que fue puesta  en circulación por los llamados nuevos partidos de izquierda, tanto de España, como de Colombia y Venezuela, han sido las de: El Común. Y para comprender su contenido ¿ Que mejor que recurrir a su origen?. Pues de un libro de dos siglos de antigüedad, extraemos los siguiente:

¿Qué cosa es un Común ? Preguntaba un administrador ilustrado[ El señor Conde de Brigode, Par de Francia,en discurso pronunciado el 21 de diciembre de 1815] es una asociación de hombres, que encerrada en un territorio limitado, sufraga los gastos que que exigen las localidades; los impuestos que pagan con ese objeto pertenecen a esa asociación y forman  su propiedad indisputable. El régimen municipal es esa extensión  del gobierno de la familia, tan necesaria a la sociedad, como a la sociedad, a los hombres, esa administración común de intereses semejantes, ha existido en todos los tiempos y entre los pueblos; y si alguna cosa debe causar admiración, es el que pueda dejar de existir en alguna parte, y se ponga en cuestión sus ventajas. ¿ Como podría la propiedad particular hallarse garantizada si la propiedad colectiva no lo estuviese, si las sociedades consideradas como individuos fuesen menos respetadas que estos.” 

Tomado de: LABORDE, Alejandro. Del espíritu de asociación aplicado a cuanto pueda interesar al pro-común de una nación y al fomento de la riqueza publica y privada ( traducción del Marqués de Sanfelices) Imprenta de Aparicio, Valladolid, 1834, pág. 38 .

LO MAS COMÚN EN MARKETING POLÍTICO Y ELECTORAL: ELEGIR EL ENEMIGO

Una de las estrategias más usada en el marketing político y electoral de hoy, pero que viene desde hace miles de años ligada  al trabajo político en la arena: es la de  escoger el enemigo y convertirlo en el pivote de la campaña. Por eso es mejor seleccionarlo que ser escogido. Y cuando se dice enemigo, no es necesariamente una persona puede ser un hecho, un acontecimiento, una ideología, una organización, y hasta un país. Lo mas importante es que su mención desate pasiones, controversias, contradicciones que implique cuestiones morales. los enemigos seleccionados ayudan a preparar el escenario de la campaña y facilitan los discursos y todo el andamiaje de sobre el cual se monta el proselitismo y las actividades promocionales del candidato.
Los enemigos se crean para visibilidad lo ideológico, las ideas se personalizan de esta forma y toman cuerpo; por lo cual no es de extrañar que la pasión y la emoción que produce el odio al enemigo produzca ataques que pueden ir desde los simbólicos de la tradicional quema de banderas, arrojo de tomates o huevos hasta el ataque directo a la persona, a los bienes  y propiedades relacionados con el enemigo.Y es aquí donde se identifican de manera clara a los enemigos y se señala como positiva escogencia; porque en la contienda electoral, aquellos con los cuales la controversia es amigable y serena, no han de servir, pues son simple adversarios o personas de respetable controversia, ya que no producen esa pasión que es necesaria para mantener la efervescencia en la campaña. Por esto no todo oponente es enemigo, ni tampoco todo adversario.

Definir a los enemigos, favorece la marcación de distancia de ideas ya que entraña visos de moral y de comportamientos sociales que despiertan dudas y sospechas de actuaciones pasadas y que son proyectadas al futuro como ciertas o de fácil repetición, si se eligen. Es como decirle al publico  que no ponga a cuidar ” los quesos a los ratones”. Esta utilización de los enemigos es típica de aquellos candidatos que posturas de honestidad y comportamientos de ” misa diaria” y ” té a las cinco ” y como no tiene mucho que ofrecer, ya que no producen ideas, ni innovaciones para su gobierno, mejor se concentran en lo que hizo y dejo de hacer el anterior gobernante y en ” cazar brujas” en las actuaciones del pasado; para otros seria poner ” a freir peces gordos” o es construir la campaña en los hombros del seleccionado enemigo.

De otro lado esta estrategia  de escoger un enemigo, ayuda a conseguir aliados y formar coaliciones y mas cuando las líneas ideológicas no son muy claras y distantes y más bien hay claroscuros y matices grises que no admiten diferenciación ( la diferenciación es un asunto clave en el marketing) entonces funciona mejor y más, si el enemigo seleccionado produce repulsa o rechazo; ello puede inducir hasta la utilización de artificios como los bulos, los” globos”,  las noticias fake, los memes y demás arsenales de fuegos  luminosos y artificiales; que deslumbran al incauto, al desinformado,  y al indeciso, y al que se llena de emoción, pasión y odio, con las noticias.

El fin de tener un enemigo está también en la forma como se pueden filar los demás candidatos adversarios, contradictores o cercanos. Primero está el enemigo, luego los demás; ya de suyo se marcan líneas de alejamiento con los demás. Y se reduce el grupo de varios candidatos a un enfrentamiento, a una polarización; que entre mas irreal y más artificiosa, mejor; porque entre los enemigos se puede dar la colaboración para tensar los polos opuestos.

Las interpretaciones que llevan a explicar los comportamientos del enemigo usualmente son ligeras, creíbles, sobre hechos ambiguos que permiten la formación de dichos, chistes, chismes  y creencias que se convierten en estereotipos, y mas si van acompañados de alguna muestra de sangre, sexo o dinero; tres elementos básicos de la vida que despiertan irremediablemente sentimientos y emociones diferenciadas y del orden moral; que serán en el transcurso de la campana la fuente  reveladora de nuevas ideas que demuestren piedad, compasión, caridad, esperanza y seguridad; que es lo mínimo de la expectativa frente al candidato y que se reforzaran si hay mezcla de factores como raza, clase social, origen regional o  nacionalidad.

ELECCIONES DEL 2018 EN COLOMBIA

Basta decir globalización, mundialización de las empresas, desarrollo de las tecnologías de información y comunicación, expansión del Internet y adquisición de las tecnologías inteligentes para comprender que este mundo ha cambiado y que seguirá cambiando a unas velocidades nunca antes vistas en la historia y con la creación de  mejores y más satisfactorias formas de vivir y de relaciones entre los hombres y en ellas no puede estar por fuera del asunto,la política. A esta le esta llegando nuevas formas y procesos de toma de decisiones, nunca antes previstos y narrados; es más, no planeados, ni previstos; como los sucesos conocidos por los referendos en los años pasados y el auge de las redes sociales; para colocar algunos, fuera de la propagación del populismo por la  izquierda y  la derecha.Y a fuerza del cambio, los políticos han debido innovar también  en sus actividades de  preparación de cuadros y militantes, de candidatos y de sus miembros indispensables para el manejo de los asuntos del Estado y su poder; así como en las formas de llegar a sus interesados y potenciales electores; los que lejos del ayer oscuro demandan más transparencia e información porque están mas alfabetizados en las nuevas tecnologías de lo que los mismos ejecutivos estatales y partidistas, creen y admiten creer.

Con estas novedades del mundo externo a los despachos y oficinas de los políticos es que han arrancado este año 2018 las elecciones en Colombia; donde el 11 de marzo se votara por el Congreso de la República (Senado y Cámara de Representantes) y el 27 de mayo por Presidente(con segunda vuelta fechada para el 17 de junio):dos procesos electorales diferentes, en fines, objetivos y comportamientos; que bullen al interior del país, donde se despliega todo el espectáculo de la política con mayor efervescencia de lo normal en lo cotidiano; porque a decir la verdad, parece que  Colombia se alimentara con la política, de la cual se quiere tener la mayor información; así ello no se refleje en los niveles de participación( en las últimas elecciones para el Congreso,  en el 2014, fue del 43.58%. sobre un total potencial de 32.795.962); lo que nos permite arrancar ya con un aserto muy oportuno:el hecho de buscar información y obtenerla no es suficiente para asegurar el voto;pero el no tenerla si premia la abstención.

El hecho de votar es cada vez menos racional y mas emocional; aunque los mismos políticos siempre inician su labor proselitista sumando y sumando votos, de manera consciente siguiendo sus percepciones y sensaciones(algo que no es racional).En vez de razonar, lo que hacen es racionalizar(proceso también psicológico). Y  a quién le gusta perder?.Por eso el dicho popular que no hay mas optimista que un candidato próximo a perder una elección. A estos ánimos elevados contribuyen de sobremanera los medios de comunicación que se dan a la tarea de crear  escenarios favorables para unos candidatos y desfavorables para otros, cuando a bien lo tienen expresándolos en los tiempos y comentarios de sus audiencias o simplemente con el silencio para otros; pues en política es mejor que se hable  aunque sea en contra. Lógicamente los silencios también tiene costos y recompensas en la devolución futura que hacen los políticos hacia los medios de comunicación con compras de pautas y programas especiales para sus intereses y parentelas; no de otra forma se explica la existencia de periódicos,emisoras, agencias de publicidad y de encuestas a perdida en sus balances financieros pero  rentables en lo social, en cuanto el poder regional o nacional.Y por ello hacen de los panoramas económicos y sociales  una sucesión de amenazas e inseguridades que luego se reeditan en las entrevistas de personajes y agentes de la política y del Estado según el interés particular que marca ese medio de comunicación y convierten  a esas personas en símbolos de referencia con un lenguaje subjetivo y emocional y en lideres de causas  ideológicas, morales y de valores, que abanderan la creencia de un mundo mejor. seguro y de prosperidad. Y mientras los académicos esperan seguir los cursos de la lógica escrita en los textos del pasado, los políticos activos se recrean en la puesta en escena de nuevos problemas y soluciones básicas que se innovan frecuentemente en la medida que las reuniones con los potenciales votantes generan aprobaciones y respaldos proyectando su personalidad y sus debilidades en programas y soluciones que el público da como propias;pues en su generalidad siente que con ellos resuelven sus males o al menos existe una esperanza. Es toda una obra de teatro con refinados diálogos nulos entre los candidatos y sus no escuchados-oyentes; aunque los saludos se acompañen de palmadas y abrazos porque el político sabe  que esas representaciones son cosas de pocas semanas, ya que luego de su elección(que es la representación real) todo volverá a la marcha normal de los acontecimientos siempre en constante dinámica, como lo es la política, que permitirá a su vez la nueva construcción de otros escenarios sobre nuevos hechos y sucesos de lo cotidiano.