ENCUESTAS Y SONDEOS POLÍTICOS Y ELECTORALES EN COLOMBIA

Lo que parece ser un asunto totalmente comprensible para la mayoría de las personas que conocen del asunto en concreto, la regulación en Colombia lo va oscureciendo en la medida que matiza los conceptos y va especificando las condiciones normativas. Hasta las originarias definiciones universalmente reconocidas pierden su vigor y entonces se permite sólo decir que eso es en Colombia; como reza el título. Y si el tema se presenta así para los entendidos del tema, no nos imaginamos como se sienten innumerables asesores en la materia de marketing electoral y político que no han trasegado por el campo de la estadística y las matemáticas por formación y por convicción.

Entremos a examinar las principales normas del tema (cuyos principales puntos irán en negrillas para seguir el hilo del tema); que se inician con el artículo 265 de la Constitución Política de Colombia; que vela por la ordenación de la materia electoral:

Artículo 265. El Consejo Nacional Electoral tendrá, de conformidad con la ley, las siguientes atribuciones especiales:

1. Ejercer la suprema inspección y vigilancia de la organización electoral…

5. Velar por el cumplimiento de las normas sobre partidos y movimientos políticos y de las disposiciones sobre publicidad y encuestas de opinión política; por los derechos de la oposición y de las minorías, y por el desarrollo de los procesos electorales en condiciones de plenas garantías…

De las encuestas de opinión política que se mencionan en el numeral 5; se pasa a la encuesta de opinión de carácter electoral en la ley 130 de 1994, que es el estatuto básico de los partidos   y movimientos políticos, se dictan normas sobre la financiación y la de las campañas electorales y de dictan otras disposiciones y se dice:

ARTÍCULO 30. DE LA PROPAGANDA Y DE LAS ENCUESTAS. Toda encuesta de opinión de carácter electoral al ser publicada o difundida, tendrá que serlo en su totalidad y deberá indicar expresamente la persona natural o jurídica que la realizó y la encomendó, la fuente de su financiación, el tipo y tamaño de la muestra, el tema o temas concretos a los que se refiere, las preguntas concretas que se formularon, los candidatos por quienes se indagó, el área y la fecha o período de tiempo en que se realizó y el margen de error calculado.

El día de las elecciones, los medios de comunicación no podrán divulgar proyecciones con fundamento en los datos recibidos, ni difundir resultados de encuestas sobre la forma como las personas decidieron su voto o con base en las declaraciones tomadas a los electores sobre la forma como piensan votar o han votado el día de las elecciones.

El Consejo Nacional Electoral ejercerá especial vigilancia sobre las entidades o personas que realicen profesionalmente esta actividad, cuando se trate exclusivamente de encuestas sobre partidos, movimientos, candidatos o grado de apoyo a los mismos, para que las preguntas al público no sean formuladas de tal forma que induzcan una respuesta determinada.

Así, se especifica la existencia de las encuestas electorales, su publicidad y la vigilancia sobre los encuestadores; lo que se amplía en la resolución 23 de 1996, por la cual se reglamenta la realización y divulgación de encuestas de opinión política y de carácter electoral, como reza su título y en su considerando dice: Que el Consejo Nacional Electoral debe velar por el estricto cumplimiento de las normas sobre sondeos y encuestas de opinión política y de carácter electoral. Que el Consejo Nacional Electoral debe ejercer especial vigilancia sobre las entidades o personas que realicen profesionalmente esta actividad, cuando se trate exclusivamente de encuestas sobre partidos, movimientos, candidatos o grado de apoyo a los mismos, para que las preguntas al público no sean formuladas de tal forma que induzcan una respuesta determinada, o que el resultado global de las mismas pretenda alterar artificialmente la realidad circundante.

Ya aquí hay tres elementos: sondeos, encuestas de opinión política y de carácter electoral; espectro que se amplía no más al entrar al: ARTÍCULO PRIMERO. LIBERTAD DE PUBLICACIÓN. La publicación de los resultados de encuestas y sondeos sobre preferencias políticas y de carácter preelectoral y electoral son libres, pero deberán someterse a los principios constitucionales, a las disposiciones legales vigentes y a las normas que dicte el Consejo Nacional Electoral sobre la materia.

Así, entonces hay encuestas y sondeos de preferencias políticas, de carácter prelectoral y electoral; es decir seis elementos. De estos se definen dos, los sondeos y encuestas de opinión política en el ARTÍCULO SEGUNDO. ENCUESTAS Y SONDEOS SOBRE OPINIÓN POLÍTICA. Son las que están dirigidas, en cualquier época a auscultar la opinión de los ciudadanos acerca de temas de carácter político relacionados con partidos, movimientos, candidatos o grado de apoyo a los mismos, con programas, acciones y orientaciones gubernamentales, regímenes y sistemas políticos, o con el grado de popularidad de personas que desempeñen funciones públicas o que fueron elegidos popularmente.

Y se definen los otros cuatro en el siguiente: ARTÍCULO TERCERO. ENCUESTAS Y SONDEOS SOBRE OPINIÓN ELECTORAL. Son los que están dirigidas, en época preelectoral o electoral a auscultar las tendencias del electorado sobre los candidatos para las elecciones de cuerpos colegiados, Presidente y Vicepresidente, Gobernadores y Alcaldes, y a obtener información que puede incidir directa o indirectamente en la opinión pública, al mostrar el grado de apoyo ciudadano a los candidatos o prever el resultado de la elección.

Siguen normas sobre  las condiciones y requisitos de la publicación de las encuestas y sondeos; la prohibición de difusión de ellas sin los requisitos; el contenido de la ficha técnica; la prohibición de difundir datos de encuestas y sondeos en el día de elecciones, los EXIT POLL; los requisitos para registrar las firmas  encuestadoras ; la creación de la COMISIÓN PARA CONCEPTO TÉCNICO Y VALORACIÓN DE ENCUESTAS DE CARÁCTER ELECTORAL Y LA COMISIÓN TÉCNICA Y DE VIGILANCIA; el envío a la comisión de la encuesta(formulario y preguntas) y las sanciones de la materia; pero como ya lo dijimos al principio, que solo veremos en esta ocasión el tema de conceptos y definiciones, continuamos, diciendo que y determina en el párrafo del artículo tercero que : las encuestas o sondeos de opinión, que se realicen en cualquier época, sobre simpatías políticas, grado de popularidad, o nivel de aceptación de personas que desempeñan funciones públicas o fueron elegidas popularmente o de hechos de transcendencia política, deberán acogerse a los dispuesto en esta resolución”; quedando así reglamentado casi  todo “LO POLÍTICO “. Importante elemento que tiene que ver con las participaciones ciudadanas y la gestión pública y en especial lo que se trata en las comunicaciones del marketing público ( o gubernamental, para otros).

Pasamos a la resolución 50 de 1997(abril3) que trata de la adicción de requisitos “ el estricto cumplimiento de las normas sobre sondeos y encuestas de opinión política y de carácter electoral;

Ya  en la ley 996 de 2005 ,se dice que: Artículo 28. De las encuestas electorales. Toda encuesta de opinión de carácter electoral al ser publicada o difundida por cualquier medio de comunicación, tendrá que serlo en su totalidad y deberá indicar expresamente la persona natural o jurídica que la realizó y la encomendó, la fuente de su financiación, el tipo y tamaño de la muestra, el tema o temas concretos a los que se refiere, las preguntas concretas que se formularon, los candidatos por quienes se indagó, el área y la fecha o período de tiempo en que se realizó y el margen de error calculado. Sólo podrán divulgarse encuestas representativas estadísticamente, en las cuales los entrevistados sean seleccionados probabilísticamente. Se prohíbe la realización o publicación de encuestas o sondeos la semana anterior a las elecciones a la Presidencia de la República en los medios de comunicación social nacional. También queda prohibida la divulgación en cualquier medio de comunicación de encuestas o sondeos, durante el mismo término, que difundan los medios de comunicación social internacionales.

El Consejo Nacional Electoral ejercerá especial vigilancia sobre las entidades o personas que realicen esta actividad cuando se trate de encuestas políticas, electorales o sondeos de opinión, para asegurar que las preguntas al público no sean formuladas de manera que induzcan una respuesta determinada y que las encuestas reúnan las condiciones técnicas señaladas por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística, Dane. Las empresas que contemplen dentro de su objeto la realización de encuestas políticas o electorales, deberán estar inscritas en el Registro Nacional de Encuestadores que para este efecto llevará el Consejo Nacional Electoral cuando estén destinadas a ser publicadas. En ningún caso se podrán realizar o publicar encuestas, sondeos o proyecciones electorales el día de los comicios.

Parágrafo 1°. Cuando un medio de comunicación realice sondeos de opinión o consultas abiertas para que los ciudadanos expresen opiniones sobre preferencias electorales por medio de Internet o de llamadas telefónicas, en las que no existe un diseño técnico de muestra ni es posible calcular un margen de error, el medio deberá informar claramente a sus receptores la naturaleza y alcance de la consulta y advertir que no se trata de una encuesta técnicamente diseñada.

Parágrafo 2°. La infracción a las disposiciones de este artículo será sancionada por el Consejo Nacional Electoral, con multa de quince (15) a doscientos (200) salarios mínimos legales mensuales vigentes, según la gravedad de la falta, impuesta tanto al medio de comunicación como a quien encomendó o financió la realización de la encuesta. El monto de la multa se depositará en el Fondo Nacional de Financiación de Partidos y Campañas Electorales

Parágrafo 3°. Se entiende que una encuesta tiene carácter político cuando verse sobre asuntos relacionados con el Estado o con el poder político. Una encuesta o sondeo de opinión tiene carácter electoral cuando se refiere a preferencias electorales de los ciudadanos, intenciones de voto, opiniones sobre los candidatos, las organizaciones políticas o programas de gobierno. También, en época electoral, las que versen sobre cualquier otro tema o circunstancia que pueda tener incidencia sobre el desarrollo de la contienda electoral.

 Así las cosas, de los seis elementos que teníamos a partir de la ley 130/94 y la resolución 23 de 1996; pasamos a esta ley que como norma superior nos habla de encuestas políticas (Estado y poder político), electorales o sondeos de opinión( consulta abierta); que es de carácter electoral si trata de preferencias electorales, intenciones de voto,opiniones sobre candidatos, las organizaciones políticas( Estado y poder político?) o programas de gobierno; hasta ahí parece bien; pero se complica la situación, al añadir que “También, en época electoral, las que versen sobre cualquier otro tema o circunstancia que pueda tener incidencia sobre el desarrollo de la contienda electoral”, frase muy vaga.

Mas bien que mal, hasta ahí se tenia un poco claro el asunto; pero entrando en la manía de normatizar todo, tal vez, originaria en los ancestros “santanderistas”(no nos gusta ese calificativo, pero es muy popular y de buen consumo cultural), se expide la circular 004 de 2019( mayo 8); que es mejor transcribir sus contenidos para evitar malos entendidos y porque no aclara el tema, antes bien lo hace menos comprensible; tal vez muy apropiado para leguleyas pero no desde el punto de vista técnico de la investigación científica, la misma que dice practicar.

El primer párrafo repasa las normas que sostienen el tema que tratamos de encuestas y sondeos electorales y políticos e inicia el segundo así: “En ese orden y con el fin de atender el objetivo de esta circular se hacen las siguientes precisiones: ¿ Qué es una encuesta?. Es un producto técnico de base científica que consiste en aplicar un conjunto de técnicas y procedimientos mediante los cuales sobre la base de un cuestionario especifico, se obtienen datos e información respecto a la opinión de un grupo representativo de consultados y cuyos resultados pueden ser generalizados al conjunto de la población, estudio muy utilizado en los procesos electorales”. Como se puede leer es una tautología acerca de las técnicas y sorprendente el descubrimiento que las encuestas se usan mucho en los procesos electorales; además los resultados pueden ser generalizados a la población. Estas notas se amplían en el siguiente párrafo que dice: “ esta herramienta tiene por objeto información estadística definida. Es un producto técnico de base científica que le da a los procesos políticos y sociales un objetivo de medición del proceso electoral o de opinión  política. Se caracteriza por tener los siguientes aspectos. Tamaño de la muestra, margen de error, definición de población(área) y nivel de confianza estadístico(sic)”. De nuevo aparecen las tautologías y repeticiones de palabras que se asemeja a un discurso cantiflesco.

En el cuarto párrafo trata de: “ qué es un sondeo¿. Es un procedimiento que permite conocer las opiniones y actitudes de una colectividad por medio de un cuestionario que se aplica a un reducto(sic)grupo de sus integrantes al que se le denomina muestra. Los sondeos se caracterizan por no ser preparados ni planeados antes de su  realización, sin ninguna fundamentación técnica ni probabilistica. Lo identifica la forma no diseñada ni planeada en que se captura la información”. Al sondeo se le suman las actitudes; y el cuestionario se aplica a un reducto; palabra que oscurece mas el panorama; porque según la RAE:

reducto 1. m. Lugar o fortificación muy seguro y apropiado para la defensa: la población se instaló en reductos de emergencia. 2.Lugar de refugio: reducto para especies amenazadas. 3. Lugar donde se conservan ideas o costumbres pasadas: aquella aldea era un reducto de vida natural.

Y sus sinónimos son: fortaleza, fortificación, refugio, torre, garita. ‘Reducto’ aparece también en las siguientes entradas: blocao – búnker – posición.

 Eso de decir que los sondeos “no son preparados ni planeados“, no se sabe que se quiere decir; pues todo trabajo de campo requiere de ello. Y si se refiere a los reportajes; estos también son planeados o preparados. También se mencionan que existen muestras y están pueden ser probabilísticas o no.

De otra parte se agregan a las opiniones , las actitudes; como características de los sondeos; entonces veamos las definiciones en RAE:

Opinión: Del lat. opinio, -ōnis. 1. f. Juicio o valoración que se forma una persona respecto de algo o de alguien. 2. f. Fama o concepto en que se tiene a alguien o algo.

opinión pública 1. f. Sentir o estimación en que coincide la generalidad de las personas acerca de asuntos determinados. andar alguien en opiniones

Actitud: Del lat. *actitūdo. 1. f. Postura del cuerpo, especialmente cuando expresa un estado de ánimo. Las actitudes de un orador. La actitud agresiva del perro. 2. f. Disposición de ánimo manifestada de algún modo. Actitud benévola, pacífica, amenazadora, de una persona, de un partido, de un Gobierno.

Y continua la circular: “ este procedimiento expedito de medición está dirigido a pequeñas muestras de la población que se juzgan representativas del conjunto a que pertenecen, el cual busca obtener información general acerca de un asunto , que podrá ser de opinion política y/o de carácter electoral. Los sondeos se caracterizan por:1) la carencia de fundamentación probalística y análisis científico. 2) La obtención de un panorama general en un tiempo corto. 3) La inmediatez de los resultados. 4)El carácter anónimo, ya que normalmente no se requiere información personal de la muestra, y 5) Para realizar un sondeo basta un número mínimo de preguntas sobre un tema específico.

Y la circular continua con otras definiciones sobre el desarrollo de las encuestas y sondeos y otras precisiones como ellos llaman. Nosotros cortamos aquí el tema y dejamos al lector la inquietud de profundizar en el tema; y dejamos una nota de extrañeza, por la poca reacción a esta circular y sus contenidos; sobre todo cuando entre las firmas encuestadoras registradas actualmente, hay 8, universidades de primera linea de Colombia; lo que comprueba como circula el conocimiento en el Consejo Nacional Electoral de Colombia y como fluyen los resultados electorales, con transparencia y claridad; como ellos mismos aseguran.

NOMBRES DE SERVICIOS EDUCATIVOS.

Tomado de https://www.pinterest.es/rubenzio/finofilipino/

En marketing los nombres de los productos y servicios juegan un papel de primer orden, debido a que ellos son la base de las marcas, que hoy tienen todo un capitulo muy desarrollado dentro de la disciplina; tanto que a veces las marcas son las importantes que los elementos materiales y todos los demás activos, de la organización o la empresa.  Similar característica tiene un servicio educativo, que se presta en un local, lugar o campus: su nombre debe ser de tal calidad, que refleje la imagen y derrame en sus prospectos y clientes suficiente información tanto en el nombre, en su fácil pronunciación, en el idioma adecuado, y con palabras que denoten sus potencialidades y diferenciación de los demás. Así mismo ese nombre debe de estar en un tipo de letras y caligrafía que denuncie sus valores y estampe su identidad y sobre todo que se puede acomodar esas letras a cualquier movimiento y tipo de reproducción.

Cuando se trata de servicios educativos y académicos, es de uso y buen recibo que el nombre predique casi todos los contenidos e integrantes de esas comunidades, de ahí el uso de palabras como kinder,  jardín, kindergarden, colegio, academia, escuela,  instituto, facultad, universidad, que según las historias de los países y sus  culturas, adquieren significados sociales o económicos y denotan estatus  o clase social o de jerarquía organizacional y hasta existen formas de hablar para escalar su valor social. Y esto lo reconocen muchas personas e identidades y empresas; y ya se usan nombres propios muy alejados de expresiones directas de las jerarquías y escalafones de los cursos y formaciones que ofrecen. Unos los acompañan con nombres propios de autores y personajes ilustres. Otros reciben los consejos de publicistas que en la tendencia de usar las letras iniciales de los nombres largos, en un acrónimo o sigla. En las entidades privadas el tema es más flexible y fácil de manejar, y no así, en las públicas, que por seguir las normas tiene isomorfismo organizacional y entonces no se pueden salir de esos marcos y todos serán facultades, institutos, departamentos, escuelas, etc…que de por si denotan contenidos, jerarquías y escalafones. Y entonces les queda la segunda parte del nombre que a veces se determina por los contenidos internos que se manejan, que si son muy diversos, no puede el nombre tan largos como las materias que se despachan allí y entonces vienen los que engloban mejor relevancia ante los públicos, y que caracterice social y económicamente de manera positiva ese dependencia; que dé estatus, renombre, prestigio y reconocimiento social y el académico; por eso no es lo mismo facultad de administración de empresas, que escuela de negocios; facultad de economía que escuela de economía, o centro de Estudios de Gestión, Análisis y Evaluación que escuela de gobierno

MBA- EAFIT: CON TRADICIÓN.

Arrimé al puesto de recepción de los posgrados de EAFIT, por el mes de febrero del año pasado para preguntar por el número de promociones o cohortes del Máster en Administración-el tradicional MBA-que iban hasta la fecha; pues en los avisos de la Escuela esas cifras no se publicitan; cuando las universidades usualmente hacen mención de la antigüedad de su funcionamiento o establecimiento de sus estudios, en señal de seriedad, responsabilidad, continuidad, importantes en el prestigio institucional. Afortunadamente en ese preciso instante que lance la pregunta, se cruzó el Director que nos contestó que noventa dos; después de ser auxiliado por otras personas de la oficina, incluido al parecer por otro directivo, que se distinguió por su altivez. Todos me saludaron de mano al presentarme como ex-alumno; porque había realizado el curso en su primera versión (¿ ); iniciado por el mes de agosto de 1974.

El MBA se dio a conocer a la sociedad colombiana y de Antioquia, por un aviso en el periódico El Colombiano; donde se comentaba el contenido, la pedagogía, la didáctica y el proceso de selección, con la asesoría de la Universidad de Stanford; lo que se cumplió inclusive usando los cuestionarios con membretes de esa universidad.

El curso se inició en los salones de los Benedictinos, en el sector conocido, hoy como la Frontera; una loma entre los límites geográficos de Medellín y Envigado. Allí se hizo el llamado curso introductorio; porque para los demás niveles del MBA, ya se contaba en la Avenida de las Vegas con un nuevo edificio ( la antigua biblioteca). En esos lugares se dieron valiosos recuerdos de una formación rendidora, muy completa y de suma actualidad para la época, pues en el entonces, se hablaba con demasiada naturalidad de dirección y planeación estratégica, teoría de la decisión, ecología, sostenibilidad, modelación matemática, análisis multivariado; construcción de escalas (que hoy ensalzan diciendo: constructo) y desarrollo del talento humano; esto para objetivar algunos términos. Así mismo se recuerdan a profesores como Bernardo Pérez, Luis Fernando Molina, Octavio Ramírez, Hernando Bedoya, Javier del Rio y Alberto Acosta; entre los pocos que aportaba la Universidad de su nómina; porque la verdadera riqueza y solidez del MBA, estaba en las clases y seminarios con personas del sector real, que dedicaban unas horas al master para trasmitir sus conocimientos adquiridos en importantes universidades del mundo y sus experiencias en la industria, el comercio, la banca y demás entidades y organizaciones del país; que con el riesgo de olvidar a muchos, mencionamos a Néstor González, Diego Millán, Francisco Piedrahita, Ricardo Leiva y Rodrigo Londoño. Uno y otro grupo de profesores tenían, en común la dedicación dentro de sus horas de cátedra a difundir y enseñar a apreciar las normas de convivencia y de Ética; lo que daba ese plus formativo del máster.

De los veinticinco matriculados al inicio, no sé cuántos nos graduamos; pero con seguridad que muy pocos; pues al terminar los cursos vino el periodo de la tesis que solo algunos acogimos, a pesar que tener excelentes y connotados tutores; como en mi caso que tuve al director de El Colombiano Juan Zuleta Ferrer, como asesor quien me dedico muchas de sus tardes y a la economista Ghislane Ibiza de Restrepo como directora.

El MBA, sigue hoy incólume y con tradición; lo que demuestra que no era un simple experimento.


La vida no es la que uno vivió, sino la que uno recuerda y cómo la recuerda para contarla”

Gabriel García Márquez

5 PROGRAMAS PROFESIONALES FRESCOS!

Las universidades no están exentas de responder con dinamismo a los requerimientos del mercado-así, ellos se quieran desconocer- y más cuando la población misma ha abrazado y asimilado los efectos de las TIC, con más rapidez que las mismas organizaciones, y más si están son públicas( que parecen estar negadas, a lo digital).Responder hoy, con agilidad al ecosistema, es lo que se demanda en todas las organizaciones, incluyendo las universidades y más si estás se dicen virtuales.Y si esto no es así, es porque las instituciones virtuales lentas también se han acostumbrado a ritmos de épocas anteriores y entonces estaremos asistiendo al espectáculo de ver a las directivas montadas en los burros de un carrusel de feria.

La agilidad, ya se había anunciado desde finales del siglo anterior: Randolph;W.A y Posner;B.Z. en Gerencia de proyectos( Bogotá; Mc.Graw Hill Interamericana, 1993) escribian que las organizaciones de éxito optan por la velocidad, la calidad y los costos. Una trilogía que se hace presente en los resultados de la productividad organizacional. Diseñar programas profesionales nuevos y frescos, que atiendan a los aspirantes al ingreso en las universidades; es lo mínimo que se debe esperar de la instituciones de educación superior, que tienen al frente los desafíos de la transformación digital y de manera mas especial en la ciudad de Medellín, como centro de la cuarta revolución industrial.

Mostramos cinco de los nuevos programas de la UOC, como un ejemplo, de agilidad para responder a las expectativas del mercado; el cual se compone de las nuevas generaciones; pero también existen numerosos grupos de personas que necesitan de la formación en las nuevas tecnologías, para sus transformaciones digitales personales. Y también para recordar la alternativa de hacer uso de los convenios como una forma de recorrer el camino de manera más rápida. Dinamismo!.

GESTIÓN DE PROCESOS Y CONTROL DE GESTIÓN


Las interrelaciones de la cibernética, la teoría de sistemas y el análisis de sistemas han desembocado en la llamada Gestión de  procesos de negocio ( Business Process Management); y el desarrollo de las TIC la han colocado como puente necesario para la transformación Digital.
La gestión de procesos de negocio (usamos BPN, pues así se conoce más) se ha propagado en todo tipo de organizaciones que ven en ella un método útil de ordenamiento de sus operaciones, con orientación al cliente, para presentarle sus productos y servicios con calidad, productividad y competividad y con flexibilidad y agilidad como lo demanda el entorno cambiante de los negocios
Analizar las organizaciones desde las miradas de la BPM, es admitir que sus componentes están enfocados a la satisfacción del cliente en todas sus variedades y de manera transversal identificar los procesos claves para la creación de valor que es el objetivo fundamental de las organizaciones, sean estas privadas o públicas. Y es en estas últimas, donde más se requiere del uso de la BPM, que como técnica y metodología comprobada, ayuda a detectar las apropiaciones personales e indebidas de los  ciertos procesos en tiempos y resultados, por parte de los funcionarios; creando las anomalías burocráticas de las organizaciones publicas que sufren los ciudadanos como usuarios o como clientes.
Parece inverosímil que a estas alturas de este siglo en el que se avanza vertiginosamente en las TIC, los que hemos trajinado en el campo de las reformas y rediseños de las organizaciones tengamos que advertir sobre la urgente necesidad de tomar la gestión de procesos de negocio (BPM)en sus bases  para poder afrontar los retos de las intervenciones actuales sobre las organizaciones  públicas con el fin de conformar las estructuras adecuadas al reto de sus planes estratégicos de desarrollo. Los resultados de algunas intervenciones analizadas muestran que se sigue hablando de transformaciones y aun más de transformaciones organizacionales ( algunos mas atrevidos, las califican de digitales) a simples retoques y cambios de denominaciones de puestos de trabajo. 
La globalización ha traído de suyo lo cambiante de los ambientes donde se mueven las organizaciones y la necesidad de estas de dar respuestas positivas a esos cambios  que demandan  sus clientelas de una manera ágil y productiva; que es la piedra angular de la gestión de procesos. Así las organizaciones deben dar cumplimiento a normas internas, regulaciones externas e internacionales; que todas vienen  catalogadas en los controles de calidad, prevención  del riesgo y el cuidado del medio ambiente. Este es el desafío.
 A pesar de tener objetivos y fijar metas, las organizaciones pueden perder su orientación centrada en la calidad, tiempo y costos de los productos y servicios que prestar; y es aquí donde actúa la gestión de procesos de negocio (BPM), para: poner orden, definir roles, determinar responsabilidades, fijar criterios de éxito y de evaluación y probar y hacer de la revisión hábitos de comportamiento en las organizaciones, como una consecuencia natural de la gestión de procesos. Algunos asesores consideran la gestión de procesos independiente de las TI que las encapsulan en compartimentos diferentes, lo que no tiene asidero; porque debemos entender a BPM, como  el camino hacia la automatización y operación de los procesos implícitamente con TI. Rediseñar y reformar sin las TI, es hacer una simulación, que según el RAE, tiene por sinónimos: fingir, aparentar, disimular, disfrazar e imitar; que es todo ,lo opuesto a realizar, aclarar y crear; que es en verdad la gran tarea de los asesores de un rediseño organizacional.
BPM tiene por objetivo empotrar la capacidad adecuada de la organización a los cambios del entorno; capacidad que últimamente algunos analistas han denominado Resiliencía o la capacidad de reacción y sobreponerse a las adversidades y poder así responder por la productividad de la organización; que se conjuga en las tres E, que usualmente se persigue en el control de la gestión:

Economía. Se trata de los términos y condiciones bajo los cuales se adquieren y utilizan todos los recursos de la organización (humanos, financieros y materiales) tanto en las cantidades y calidades apropiadas, y de manera oportuna y al menor costo posible. Es decir que no se compre, se gaste y se pague más de lo necesario; de aquí la importancia de los estudios de costos en toda la organización, de sus productos y servicios.

Eficiencia: Es la relación entre los recursos consumidos (insumos) y la producción de bienes y servicios. La eficiencia generalmente se da como porcentaje, comparando la relación insumo – producción con un estándar aceptable (dado por el mercado, la competencia, la industria). Por ello, debe tenerse en cuenta que la eficiencia no solo está determinada por la cantidad de producción, sino también por la calidad y otras características del producto o del servicio ofrecido.

Eficacia:  se refiere al grado en que una actividad o programa alcanza sus objetivos, metas y otros efectos propuestos y tiene que ver con los resultados del proceso de trabajo de la entidad, es decir que la producción o el servicio se haya cumplido en la cantidad y calidad esperadas y sea socialmente útil el producto obtenido o el servicio prestado

Estos tres elementos aislados no tienen mucho sentido pero relacionados, adquieren gran sentido de trabajar en orden, con productividad y con buenos resultados; es crear valor para los stakeholders de la organización Y el BPM, es el camino.


FÁCIL SABER SI ES DOCTOR…

En Colombia, los títulos son más importantes que el “saber hacer”(las competencias, hoy) y los títulos siempre han  imperado sobre las realidades; así, aquellos sean de “oídas”; y cuando por el simple hecho de ser designado para un cargo de relieve se adquiere por beneficio que lo llamen “doctor”, o como sucede con los políticos, que sin pasar por una universidad, los directorios políticos,  los “gradúan” de “doctor”; el tener en verdad un titulo de doctor se había vuelto intrascendente y por tanto  muchos han vivido de  los embustes de las hojas de vida abultadas con títulos falsos y de titulaciones falsas. Más en los últimos años, se ha despertado un inusitado interés por verificar la verdad de los títulos que exhiben los candidatos a cargos públicos  ya por elección o por designación y vaya sorpresas que la ciudadanía se ha llevado.

Este ejercicio de control sobre las hojas de vida es lo normal en las organizaciones, donde existen las oficinas especialistas en esta tarea, y cuya responsabilidad originalmente recae en las de recursos humanos o de talento humano, como  se ha cambiado la denominación, mas no su función. Y en verdad que se hace bien en general; no sin antes denotar a veces cierta ingenuidad en los controles; pues los detalles de la academia y de las universidades, a veces no están claros para los controladores, que a veces optan mejor por el silencio que por declarar su ignorancia sobre el tema y pasan así, los títulos que los candidatos a los cargos presentan y otros mejor achacan la falta de control, a la figura de la buena fe. De estas labores de verificar la autenticidad de los títulos académicos, recordamos, que una vez  un funcionario territorial de Antioquia, manifestó en voz alta la necesidad de verificar los títulos y esa misma semana  le llegaron cinco renuncias voluntarias y sin explicaciones; y repitió esa misma formula después en una universidad con similares resultados. Particularmente, la experiencia indica que si los ascensos y remuneraciones dependen de la presentación de títulos académicos; es terreno propio para la presencia de la falsedad de los mismos; no por otra razón, una autoridad policial, ante la petición de una cotización para ese tipo de revisiones, estimaba no hace muchos años en un 30% los títulos falsos. Por eso, los casos mencionados en Colombia en los últimos años, y el del profesor de una universidad privada de Bogotá; son  los brotes externos de la existencia de una “enfermedad” que ataca en las organizaciones en general.

En el caso de comprobar los  estudios de doctorado y en especial sobre los títulos alcanzados en España, es una tarea fácil, por lo cual extrañamos las tardanzas en su verificación por parte de los interesados, (en el presente, de la Universidad ), porque para el proceso se tienen tres opciones:

1- existe  en España desde 1976 una base de datos de totalmente abierta   Donde se puede consultar si una persona ha sido doctorada por el sistema universitario español y con las posibilidades de búsqueda en esa base de datos por titulo de la la tesis; por autor, por el numero del pasaporte, NIF/NIE; por universidad y por curso académico según años; en un proceso transparente y nítido.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pero si aun, el que consulta tal base de datos puede quedar con dudas la existencia o no del doctorado realizado; puede hacer una búsqueda en la misma universidad mencionada.
2- Como subsidiaria a la anterior búsqueda, se puede a buscar internamente en la web de la universidad mencionada donde según esta, se puede encontrar los avisos de la defensa de la tesis, una base de datos de las tesis, o simplemente un botón que lleva directamente a las tesis doctorales de esa universidad, para allí comprobar lo deseado.
3- Pero si por alguna razón el consultor aun queda en duda, le recomendamos que vaya la biblioteca de la universidad mencionada y busque en el catalogo abierto, la tesis de la persona correspondiente y es lo mas seguro que allí, reposa.
Además es conveniente tener en cuenta que las bibliotecas están en red y algunas inclusive con bibliotecas de países europeos , lo que hace mas accesible ala información simple de buscar un nombre de doctorado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Estos tres caminos que ayudan a comprobar si existe o no el doctorado que presenta o alega una persona con respecto al sistema universitario español,  están abierto desde hace muchos años; en el caso de la primera opción de búsqueda, la base de datos TESEO, son ya 22 años de existencia y de uso común y corriente y con trabajo en red con todas las bibliotecas de las universidades que a su vez se enlazan a otras universidades europeas.