TESTIMONIO DE UN JURISTA Y LA CIENCIA DE LA ADMINISTRACIÓN

Desde el primer párrafo cumpliendo una de esas leyes de los editores, el libro testimonio de un jurista engancha al lector para ir conociendo los caminos del desenvolvimiento del derecho español en los últimos setenta años, que es la tasa de medida que el autor pone a su experiencia de jurista. Y de manera muy especial, previene sobre el recorrido que le espera al lector que saltara de sorpresa en sorpresa, para dejar de ser “un libro de información, de simples descripciones para convertirse en un “libro de descubrimientos”: de manifestación de fenómenos que, si estaban ahí a la vista no podían verse por falta de distancia o perspectiva” (p.20); sobre todo en lo referente a la Ciencia de la Administración que es el punto que nos convoca aquí.Desde el primer párrafo cumpliendo una de esas leyes de los editores, el libro testimonio de un jurista engancha al lector para ir conociendo los caminos del desenvolvimiento del derecho español en los últimos setenta años, que es la tasa de medida que el autor pone a su experiencia de jurista. Y de manera muy especial, previene sobre el recorrido que le espera al lector que saltara de sorpresa en sorpresa, para dejar de ser “un libro de información, de simples descripciones para convertirse en un “libro de descubrimientos”: de manifestación de fenómenos que, si estaban ahí a la vista no podían verse por falta de distancia o perspectiva” (p.20); sobre todo en lo referente a la Ciencia de la Administración que es el punto que nos convoca aquí.

La publicación la hizo el Instituto Nacional de Administración Pública de España, el 24 de octubre de 2017, en un libro de 444 páginas, divididas en nueve capítulos, incluyendo la introducción; cuyos títulos corresponden a sus desempeños de la vida profesional, funcionarial y de catedrático del autor. Todos ellos merecen lectura pausada y meditada que se verá compensada por la forma amena y directa a que nos tiene acostumbrado A. Nieto en todos sus escritos; para nada aburridores.

 Nos llama mucho la atención, el capítulo II. De una universidad a otra; sobre el cual volveremos en otra ocasión. El capítulo III- De un Estado a otro, por su tipología del Estado español; el VI. El Derecho, que, aunque algunos administradores deslindan esa área de sus competencias; es muy importante conocer su funcionamiento y para muchos ejecutivos latinoamericanos imprescindible en sus desempeños, a pesar de la raya que quieren trazar algunos catedráticos; por lo cual su lectura nos ayudara a comprender el capítulo siguiente, donde se encuentra el núcleo de nuestro interés, que es el desarrollo de la Ciencia de la Administración.

 El capítulo VII. Enseñando y practicando el Derecho Administrativo;  con 10 apartados, todos equilibrados en el interés por la materia tratada y en relación con la Ciencia de la administración, que tanto nos interesa desde la otra orilla del Atlántico; donde no es extraño ver las dos disciplinas juntas o separadas, pero siempre en interacción y donde muchos comulgan con las palabras del profesor Nieto:”…fuera ya del alma mater, aprendí por mi cuenta que este Derecho(Administrativo) es técnicamente un hijuelo del Derecho Público, políticamente un instrumento del poder-aunque al mismo tiempo opera como garantía frente a él- y un reflejo fiel o deformado según los casos, de la consciencia social que gobernantes, jueces y abogados manejan en ocasiones a su gusto y en su beneficio propio. Una lección ardua de asimilar, difícil de explicar e imposible de probar” (p.275)¸ lo que no impide reconocerlo y conocerlo y no dejarlo envuelto en su carácter social y político aparte de la gestión pública en clara vecindad hostil con la Ciencia de la Administración;  como predican algunos catedráticos en la América hispánica. De este capítulo VII, queremos destacar dos apartados: el primero es el apartado IV, Derecho Administrativo Extranjero, donde deja el profesor Nieto, sus arrestos, ya que su edad y experiencia se lo permiten y proporciona un gran material para los doctos. De nuestra  parte, nos corresponde más, es la exposición siguiente que hace cuando en el Derecho Administrativo español del Tardofranquismo y de la Transición Democrática, “empezara ya a infiltrarse la bibliografía angloamericana del área del management y de la Ciencia de la Administración “(p.290); por allí y en siguientes páginas se descorre un velo por años mantenido entre las relaciones del derecho Administrativo y la Ciencia de la Administración en España; punto crucial para el estudio de esta en Iberoamérica; pues ella ha sido más protegida y engrandecida por los cultores de esta parte del Océano; donde se ha encontrado la comprensión de la universalidad de ella, aportando estudios históricos de su existencia y subsistencia en los diferentes textos y tratados herederos de la Ciencia de la Policía y de los continuadores de Jean Charles Bonnin.

El segundo apartado para destacar y aunque A. Nieto dice que “es probable que todo este epígrafe haya resbalado sobre los administrativistas jóvenes que eventualmente lo hayan leído y a quienes se les haya escapado su alcance. La verdad es que se trata de una cuestión capital que ha apasionado durante bastantes años a cuantos en España estaban interesados en el funcionamiento de la Administración pública y en la revitalización del Derecho Administrativo”(p.312) es una pieza, que enriquece la historiografía de la Ciencia de la Administración; pudiéndose trazar su desenvolvimiento hacia el estudio de las orientaciones y desarrollos particulares en los diferentes países (en especial de Latinoamérica)y en un ámbito más universal donde pueden tener cabida los desarrollos de técnicas y tecnologías de gestión; pues se trata del apartado VII del mismo capítulo VII, denominado: legalidad y eficacia: Derecho Administrativo y Ciencia de la Administración; donde este planteamiento dual planteado en España, no es bien conocido en otros lugares y que es importante esclarecer para comprender el destino de esa bifurcación de la cual el profesor Nieto quiere dejar” su testimonio y memoria”(Ib.), donde en expresiones populares hay “mandobles, capas tiradas y hasta guantes” para los seguidores del tema y rematar ese capitulo especifico de la Administración en España : recordando el Estado Administrativo del Franquismo, nos dice A-Nieto, reaparece la vieja discusión de las relaciones entre los estudios de la vertiente jurídica y la no jurídica de la Administración Pública; punto de encuentro de dos dilemas tradicionales ”quizás falsos”(p.304). El primero referido a la función del Derecho Administrativo; “ a la de si su objetivo final es el de formar gestores que sepan administrar el aparato público o por el contrario, abogados que sepan defender jurídicamente a los particulares agredidos por la Administración( y a la inversa); sin descartar una solución integradora de ambos fines”(id). Y el segundo, trata de la atención primordial de cada corriente; una a la legalidad y la otra a la eficacia de la actuación administrativa(Ibidem); polémica que hoy se vería anacrónica y desbordada por desarrollo de las realidades de los Estados y gobiernos; pero que como bien dice A. Nieto-y por ello, lo advertimos-“no despierta el menor interés hasta tal punto que su existencia se ha borrado de la memoria de la comunidad académica, a pesar de haber marcado el destino intelectual y profesional de varias generaciones de profesores y políticos”(ibídem) y de pacientes alumnos,- agregaríamos nosotros- y que se propago en el ámbito iberoamericano.

Aparecen, entonces así, actores, instituciones y publicaciones que responden a la demanda social de una Administración Pública en el ocaso del Régimen y España se abría y “era evidente que se necesitaba una Administración distinta con otra mentalidad, otras técnicas y sobre todo otros servidores. El emergente Gobierno tecnocrático tuvo la sazón el acierto de comprenderlo y el coraje de abordar el problema haciendo frente a todas las rutinas burocráticas, políticas y académicas tradicionales. A cuyo efecto tomó del extranjero la moda de la “reforma administrativa” (a la que he aludido en el capítulo tercero) …Para desarrollar esta política se ofrecían dos posibilidades o bien atenderla desde la perspectiva y con los medios de una Ciencia de la Administración –puesta de moda deliberadamente – o bien insertándola en el Derecho Administrativo. Y quizás por las circunstancias de que López Rodó era catedrático de esta disciplina, escogió la segunda vía al igual que se había hecho antes con otras reformas del planteamiento económico y de la reordenación del territorio, las otras piezas de la operación” (p.305). Y así se empezó a hacerse esa integración por colaboración intima entre el Derecho Administrativo y la Ciencia de la Administración, apalancada “en el peso político y poder económico de su propulsor ”(id.) que  para llevar a cabo la reforma escogió a un grupo de políticos fieles a su ministerio en conjunto con un grupo de funcionarios “mentalizados y gratificados”; creo un centro especializado en formación y perfeccionamiento de funcionarios y una revista ”Documentación Administrativa”; por fuera de la universidad y los académicos.

A este punto de la planteada integración A.Nieto dice que:” para cimentar el proceso se habían credo cátedras unificadas de Derecho Administrativo y Ciencia de la Administración , que fracasaron entre otras razones por el desinterés de sus representantes más  significativos. El primero Garrido Falla, nunca manifestó particular interés por la Ciencia de la Administración, adherida al rotulo de la catedra que ocupaba y siguió ejerciendo de maestro reconocido de Derecho Administrativo durante muchas generaciones. Mientras que su discípulo Baena del Alcázar, aun guardando más las formas en sus publicaciones, no renegó de su vocación jurídica y reservo sus mejores años de su vida a la sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo, donde terminó jubilándose. En cualquier caso la universidad no respondió a la llamada, el centro perdió su empuje y su prestigio y la revista terminó cediendo casi todas sus páginas a colaboraciones estricta o predominantemente jurídica ” (p.306). Testifica también A. Nieto que la ilusión de la integración de dos disciplinas se rompió totalmente cuando Joan Prats, se pasó a la Ciencia de la Administración, que “dirigió institucionalmente desde Alcalá de Henares  y ya no regreso nunca, pues más tarde se instaló al tiempo como teórico y empresario en los campos de la gobernanza… Por otra parte , el método positivista poco podía ayudar en una tarea de reforma administrativa que por definición tenía que ser innovadora y que exigía además conocimientos especiales que los profesores no estaban dispuestos a adquirir, pues los consideraban una dispersión. En el mejor de los casos se tenía la Ciencia de la Administración   como pariente pobre del Derecho Administrativo y a sus cultivadores como científicos de segunda fila que los catedráticos auténticos miraban por encima del hombro” (p.307) .Así las dos disciplinas se separaron, cada una  por su camino, con indiferencia de una de la otra, para concluir A. Nieto que:” la Ciencia de la Administración oficialmente tan protegida, fue flor de un día y las dos vertientes de las que estoy hablando se distanciaron para siempre, al menos hasta hoy, refugiándose aquella en el generoso regazo de un Ministerio de las Administraciones públicas, incansable promotor de proyectos descabellados, puestos en marcha con presupuestos inagotables”(ib.); por donde han pasado, además de la reforma administrativa; la denominada “Modernización Administrativa”-  y la Gobernanza, y añade el profesor Nieto que en España” lo más destacado de estas manifestaciones fue su sentido del negocio. Al abrigo de las subvenciones nunca regateadas aparecieron empresas que, disfrazadas con nombres académicos, con un pie en el sector privado y otra en el sector público, obtenían pingues cosechas materializadas en subvenciones indirectas bajo la forma de conferencias, congresos, cursos y sobre todo dictámenes que alimentaban por igual a los empresarios que las organizaban y a los funcionarios que tramitaban la financiación con dinero  público”(p.308). Así es como reforma administrativa;modernización administrativa y gobernanza (…”en este desfile de fuegos artificiales“id)han sido por varias décadas los titulares de los eventos y formaciones de inquietantes exposiciones por algunos profesores cuando viajan a América Latina; con predominancia de discursos carentes de tecnologías, técnicas y ejercicios, pero pletóricos de relatos de cooperación; cuando las mas de las veces en los pueblos anfitriones se conocen mas de ellas.

Y para cerrar el tema, en esta oportunidad, el profesor A. Nieto, nos cuenta que la división de las dos orientaciones, no fue posible evitarse y continua porque los defensores de cada una de las partes han encontrados en esas posiciones refugios y “zonas de confort” con clientelas propias:”En estas condiciones es claro que nadie tenía interés en una reunificación que ninguna ventaja material podía ofrecer. La ruptura entre las dos corrientes puede darse desde hace tiempo por consumada. El desdeño es reciproco, el dialogo imposible, la colaboración no deseada y no se echa de menos porque cada uno sigue su propio camino con medios de vida asegurados pero distintos. Los juristas se han volcado en el foro, mientras que los otros se han buscado una clientela propia en las Administraciones públicas, cuyos vacuos proyectos adornan con técnicas publicitarias y con algunas conferencias tomadas de las “escuelas de negocios” de impronta norteamericanas trabadas en redes internacionales y que concretamente en España han proliferado con el apoyo de organizaciones, que hasta llegada la crisis han mantenido siempre abierta su cartera”(p.309).

Dejemos hasta aquí, tan espinoso tema, que seguro aporta demasiado a la interesante historiografía de la Ciencia de la Administración que poco a poco se ha venido tejiendo en América Latina, donde son poco conocidas estas inercias y sopores de sus desarrolladores en España.


RAYMUNDO AMARO GUZMAN

 

 

 

Raymundo Amaro Guzmán de República Dominica( 7/01/1934, Ciudad de Santiago) fallece este último viernes, 13/07/2018,en Santo Domingo. Se apaga la vida de un defensor y pionero de la función pública de su país, creyente como el que más en la meritocracia y en la estabilidad del funcionario;un maestro del derecho administrativo y figura cimera del pensamiento administrativo  de América Latina; publicista de la ciencia de la Administración; sembrador del CLAD y contemporáneo de Omar guerrero, Óscar Oszlak, Bernardo Kliksberg, Leonardo Santana, Joan Prats y Mariano Baena del Alcazar, y cultor de sus amistades.

Quienes le conocimos personalmente y tuvimos la experiencia de compartir en los primeros congresos del CLAD, los que impulsó con mucho ánimo y dedicación; sentiremos su ausencia definitiva y  guardaremos buen recuerdo de su amistad:Requiescat In Pace 

Su texto Introducción a la Administración pública de 1986, fue un referente como manual de  importancia en la formación de funcionarios, y que en conjunto con sus otros escritos conforman un acervo interesante para la historia de la Ciencia de  la Administración, en América Latina con foco en  Centroamérica. En específico en la Biblioteca del INAP-España existen 245 fichas bibliográficas y en el SIARE del CLAD, los siguientes; que detallamos:

Evolución del servicio civil en la República Dominicana / Amaro Guzmán, Raymundo. – Santo Domingo: Secretaría de Estado de Economía, Planificación y Desarrollo. Oficina Nacional de Administración y Personal, 2007. – 11 p.

Responsabilidades en la administración pública / Amaro Guzmán, Raymundo. – Santo Domingo: Editora Punto Mágico, 2003. – 248 p.

Ejercicio de la función pública y principios constitucionales de derechos humanos que deben sustentarla / Amaro Guzmán, Raymundo. – Santo Domingo: Editora Punto Mágico, 2003. – 150 p.

Situación laboral del personal de la administración pública [en República Dominicana] / Amaro Guzmán, Raymundo. – Santo Domingo: Oficina Nacional de Administración y Personal, 1997. – 54 p.

Administración de justicia en América Latina: perspectivas y propuestas: caso dominicano / Amaro Guzmán, Raymundo

. – Santo Domingo: Oficina Nacional de Administración y Personal, 1997. – 22 p.

Derecho y práctica de la función pública / Amaro Guzmán, Raymundo. – Santo Domingo: Oficina Nacional de Administración y Personal, 1996. – 610 p.

Hacia la creación de un Instituto Nacional de Administración Pública / Amaro Guzmán, Raymundo. – Santo Domingo: Secretariado Técnico de la Presidencia. Oficina Nacional de Administración de Personal, 1992. – [36 p.]

Caso de la República Dominicana: esfuerzos de instauración de un sistema integral de servicio civil y carrera administrativa en el gobierno central y por la racionalización del sector público / Amaro Guzmán, Raymundo. – s.l.: s.e., 1990. – 64

Desburocratización de la administración pública / Amaro Guzmán, Raymundo. – Santo Domingo: Editorial Tiempo, 1988. – 114 p. – (Colección Administración de Empresas; 6)

Régimen constitucional de la administración pública / Amaro Guzmán, Raymundo. – Santo Domingo: Academia de Ciencias de la República Dominicana, 1988. – 45 p.

Organigramas / Amaro Guzmán, Raymundo. – Santo Domingo: Editorial Tiempo, 1987. – vi; 50 p… – (Colección Administrativa de Empresas)

Introducción a la administración pública / Amaro Guzmán, Raymundo; Pérez Aguilar, Rubén. – México: Mc Graw-Hill, 1986. – 513 p.

Carrera administrativa: factor estratégico para conjurar la crisis gerencial del Estado / Amaro Guzmán, Raymundo. – Santo Domingo: Oficina Nacional de Administración y Personal, 1986. – 23 p.

Administración del poder judicial / Amaro Guzmán, Raymundo. – Santo Domingo: Oficina Nacional de Administración y Personal, 1985. – 225 p… – (Colección Estudios Jurídicos; 14)

Administración científica: historia y principios / Amaro Guzmán, Raymundo. – Santo Domingo: Oficina Nacional de Administración y Personal, 1984. – 123 p.

Constitución y administración del Estado / Amaro Guzmán, Raymundo. – Santo Domingo: Oficina Nacional de Administración y Personal, 1984. – 39 p… – (Colección Seminarios; 9)

Principios jurídicos de la organización administrativa del Estado / Amaro Guzmán, Raymundo. – Santo Domingo: Oficina Nacional de Administración y Personal, 1984. – 136 p… – (Colección Estudios Jurídicos; 28)

La carrera administrativa colombiana y la concepción jurídico-política del proyecto de Ley de Servicio Civil dominicano / Amaro Guzmán, Raymundo. – Santo Domingo: Oficina Nacional de Administración y Personal, 1984. – 60 p… – (Colección Seminarios; 7)

Hacia la carrera administrativa para el logro de eficiencia / Hernández, José María; Amaro Guzmán, Raymundo; Rodríguez R., Víctor Melitón. – Santo Domingo: Oficina Nacional de Administración y Personal, 1981. – 93 p.

Administración de personal en el servicio público: antecedentes / Amaro Guzmán, Raymundo; Rodríguez R., Víctor Melitón

. – Santo Domingo: Oficina Nacional de Administración y Personal, 1981. – 254 p.

La reforma administrativa y la carrera del servidor público / Amaro Guzmán, Raymundo. – Santo Domingo: Oficina Nacional de Administración y Personal, 1980. – 170 p.

Administración de personal / Amaro Guzmán, Raymundo. – Santo Domingo: Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña, 1979. – 423 p… – (Colección Textos Universitarios).

 

“Naturaleza política y función social de la Administración Pública”

Del laudatio pronunciado por  el profesor D. Manuel Arenilla Saéz, con ocasión de la investidura de D.Mariano Baena del Alcázar como doctor honoris causa por la Universidad Rey Juan Carlos, en Móstoles, el 9 de septiembre de 2016, destacamos los siguientes párrafos del titulo ya anunciado:

img_1980

NATURALEZA POLÍTICA Y FUNCIÓN SOCIAL DE LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA

 

1.”En un tiempo en que se cuestionan las costumbres y las instituciones resulta de gran significado que se mantengan y aun se realcen los doctorados honoris causa. Su validez y futuro dependen de que su concesión recaiga en personas que incrementen el honor de la universidad que los otorga, precisamente al aprovecharse de la distinción y los logros de los homenajeados. Así, sus valores morales y obras deben resultar referentes claros para la comunidad universitaria que quiere incorporar a uno de los mejores entre los suyos, justo en unos momentos en los que tan necesitados estamos de señales que nos indiquen o nos recuerden el camino que tenemos que seguir.

2.”La vida y obra del profesor Baena se caracterizan por la firmeza, que no intransigencia, de sus convicciones, lo que ha hecho que sea percibido en diversos momentos como una persona poco acomodaticia. Lo fue cuando estudió la presencia de funcionarios en las Cortes franquistas, que le llevó a ser deportado en enero de 1971 por el régimen de Franco a Extremadura; cuando se distancia de sus maestros para consolidar la Ciencia de la Administración en España; cuando se separa de las líneas dominantes en las ciencias sociales y jurídicas en cuestiones como la burocracia y la tecnocracia, el papel de la Administración en la transformación del Estado y la sociedad, el mito del liberalismo no intervencionista, la garantía de los derechos e intereses de los ciudadanos, la no distinción entre política y Administración, las políticas públicas, el estudio de las élites o la movilidad social. En todos esos casos, y a pesar de la ruptura que suponen, se puede, no obstante, observar otra de sus constantes de pensamiento y vida: el respeto a las aportaciones del pasado, a su valor y a la necesidad de visitarlo para comprender mejor nuestro presente y proyectar nuestro futuro. Esto le hace, sin ninguna duda, ser un digno sucesor de los grandes nombres que poblaron nuestras universidades y Administración hace unas décadas en nuestro país y en los que Baena reconoce su magisterio: Sánchez Agesta, Díez de Velasco, Gibert y Sánchez de la Vega, García Trevijano, Jiménez y Martínez de Carvajal, José Antonio Maravall, Jaso Roldán y, su maestro, Fernando Garrido Falla”.

3.”Como se puede esperar de una larga dedicación a la vida universitaria y pública las aportaciones de Mariano Baena del Alcázar son cuantiosas y fácilmente constatables en cualquiera de los buscadores de Internet o en las principales bases de datos universitarias. Sus publicaciones nos hablarán de las diversas materias que ha ido investigando a lo largo de su carrera —Derecho Administrativo clásico, fomento y estudio de la burocracia, estudios sobre élite política y administrativa, Historia de la Administración y Ciencia de la Administración— pero no es posible que nos señalen su influencia, su transcendencia en las ciencias sociales y jurídicas. Si hubiese que sintetizar cuál es la principal aportación científica de Baena se podría decir que nos ha mostrado un objeto de conocimiento, la Administración Pública, complejo, poliédrico, interrelacionado y que precisa de un enfoque multidisciplinar para que nos podamos aproximar a él de una manera completa, ya que Baena nos enseña que el conocimiento y la innovación surgen en las fronteras de las disciplinas. Por eso no nos debe extrañar que en ocasiones esta distinción de la Administración haya creado desasosiego, cuando no incomprensión”.

4.”Baena comprende la importancia y la exuberancia de la gestión administrativa y su imparable crecimiento desde la Revolución francesa y la necesidad de regular de forma segura y precisa las relaciones de la Administración, primero con los administrados y luego con los ya ciudadanos. Esta necesidad se extiende a las distintas instituciones y negocios administrativos. Comprende que una de las claves de la creación de una nueva disciplina científica se encuentra en la delimitación de las adyacentes, muy especialmente del Derecho Administrativo y la Ciencia Política. Para ello desarrolla una doctrina basada en distinciones que enriquecen el objeto administrativo atendiendo a su contraste con las organizaciones no públicas, a la extensión y fragmentación, a la contingencia y a la interdependencia entre política y Administración. Sin embargo, este planteamiento no es suficiente para delimitar un campo científico nuevo”

5. “La profundización en los estudios históricos y comparados, de los que deja una profusa y ordenada constancia en su fundamental “Curso de Ciencia de la Administración”, de 1985, le permiten comprobar cómo evolucionan las instituciones administrativas y su singularidad en cada país, aun manteniendo rasgos y tendencias comunes al atender a problemas semejantes; la conexión entre el régimen político y la Administración Pública y el efecto que producen los distintos modelos políticos en la institucionalidad administrativa; y la relación estrecha existente entre ideología y Administración Pública, lo que le lleva a acercarse a las principales corrientes de pensamiento desde el liberalismo al marxismo, ofreciendo de este una precisa, original y útil, también para los tiempos actuales, evolución. Estos detallados estudios conducen a una aportación muy relevante de Baena: el carácter no instrumental de la Administración Pública. Ya les había advertido que Baena puede resultar en ocasiones desasosegante e incómodo.

6. “Claro es, esta concepción aparentemente deja mal parados a dos elementos que siempre se han considerado superiores a las instituciones administrativas como son el Gobierno y la política. La cuidadosa construcción durante siglos de la delimitación formal entre política y Administración y entre Gobierno y Administración parece saltar por los aires con Baena, y todavía cuestionar nuestro texto constitucional, aunque, cómo no, esto no puede esperarse de quien ejerció durante más de 16 años como magistrado del Tribunal Supremo. Baena, como los grandes creadores e innovadores, nos ofrece la posibilidad de ver una nueva realidad; nos pide que no busquemos la solución a los retos de las ciencias administrativas en los mismos lugares de siempre; que superemos nuestro ángulo muerto de visión; que juguemos en otro tablero. Este es el del sistema político y el papel que ocupa en él la Administración.

7. “En su libro “Élites y conjuntos de poder en España (1939-1992). Un estudio cuantitativo sobre parlamento, gobierno y gran empresa”, editada en 1999, esencial para comprender el poder en España y fruto de tres décadas de una exhaustiva investigación empírica, parte de las aptitudes humanas diferenciales básicas: económica; política; filosófica, ideológica o religiosa; de comunicación; y la técnica o de transformación del medio. Determina que en el ejercicio de las actividades propias de estas aptitudes surge una red de relaciones, que denomina <<cúpula organizacional>>, en la que se adoptan las decisiones conformadoras para la sociedad, entre ellas las políticas”

8. “En este planteamiento, Baena aparta momentáneamente la Administración para atender al conjunto de relaciones, que hoy llamaríamos redes. Su análisis le lleva a rebatir parcialmente sus propios estudios sobre la burocracia y las élites franquistas de principios de los años setenta y a concluir que el poder es un hecho de estructura que depende de las relaciones entre centros de decisión, los cuales son ocupados sucesivamente por personas distintas; esto es, determina que el estudio de las élites tiene un interés relativamente menor para la conformación y la estructura de la sociedad frente al estudio de las relaciones sociales y los puestos de la cúpula organizacional. Concluye afirmando que es inadecuado el término de élites y es mejor el de conjuntos de poder como explicación de la estructuración social; que ni hay elites conspiratorias que mantengan el poder ni este se asegura por la continuidad de las personas; y que la circulación de las élites acaba con ellas. Todo un jarro de agua fría para tantos estudios realizados sobre las élites españolas”

9.”La integración de la Administración Pública en el sistema político o, mejor, político-administrativo, permite una más adecuada explicación a muchos de los fenómenos administrativos e integra las elaboraciones intelectuales de Mariano Baena a lo largo de tres décadas, entre ellas la teoría de la burocracia y cómo se administra, o los principios de buena Administración. Logra así una completa teoría de la Administración Pública y abre nuevas posibilidades de investigación, muchas de ellas todavía por explotar. Lo que Baena había constatado como alto funcionario perteneciente a uno de los cuerpos de élite cobra una explicación científica más completa: se da una intercomunicación entre el grupo humano de políticos que desempeñan puestos en la zona superior de la Administración y el grupo humano de funcionarios superiores, generalmente del máximo nivel, lo que está condicionado por la cultura y el sistema político. Esa comunicación aparece así de forma natural, precisamente por desarrollar políticos y altos funcionarios un mismo tipo de aptitudes aunque en posiciones distintas, lo que no impide —o se ve favorecido— que se produzca el paso natural de la Administración a la política. Esta es la explicación de lo que hoy llamaríamos  “puerta giratoria” entre política y Administración y que, como ven, no es tan fácil de resolver al afectar a elementos conformadores de nuestra cultura y sistema políticos. Y no es tan fácil de solucionar porque Baena nos advierte de que .”La regulación y tratamiento en general de los burócratas y especialmente de los Cuerpos destacados es un problema estrictamente político”.

10.”Que exista un continuum entre política y Administración eleva la función del servidor público y justifica su legitimidad. Refutando a algunos autores que creen que los funcionarios no ostentan ningún tipo de legitimidad frente a los políticos democráticos, y que se emboscan en actitudes conspiratorias, Baena señala que su legitimidad proviene de la forma en que acceden a la Administración y, esta es su gran aportación, por su ubicación dentro del sistema político-administrativo. Esto, claro es, es más evidente en los funcionarios situados en la cúpula, a los que atribuye entre sus funciones la del apoyo a la decisión política. Esta corresponde formalmente a los políticos, pero con el concurso activo de los funcionarios en las fases de formulación, implementación y ejecución de las políticas públicas, pudiendo llegar a determinar su viabilidad y alcance si no se logra la implicación y la aportación efectivas de los funcionarios.

11.”En su obra, Baena nos muestra un funcionario más complejo y real que el habitual de la literatura costumbrista española desde el siglo XIX y de las tiras cómicas más actuales. Nos lo presenta con diversos poderes —algunos se nos asemejan invencibles— pero, con firmeza, señala que debe ser neutral, esto es, no eficazmente indiferente o abúlico sino que debe implicarse efectivamente en que el programa del Gobierno se lleve a cabo, aunque no coincida con sus ideas. Obsérvese la transcendencia que esto tiene en el funcionamiento y la regulación de nuestra Administración, frecuentemente fragmentada por intereses de todo tipo. En esta neutralidad encontramos hoy en día también la legitimidad y la reivindicación de la profesionalidad del empleado público”

12.”Si el apoyo a la decisión política es un factor relevante de la actuación administrativa, Baena nos revela el resto de las funciones administrativas: regulación y control, ejecución y mantenimiento. Estas funciones combinadas con los factores o medios administrativos (diseño orgánico, recursos humanos, sistemas y tecnologías de la información, presupuestario y financiero y procedimiento de gestión) y aplicados a las fases de las políticas públicas constituirán un modelo complejo explicativo del funcionamiento de la Administración y la base sólida de los principios de buena gestión que con tanta frecuencia demanda y busca en su obra. De esta manera aparentemente sencilla, Baena nos enseña la clave del funcionamiento eficaz de las organizaciones administrativas, más allá del a veces vaporoso concepto de gobernanza”.

13.”Los no familiarizados con el estudio no jurídico de la Administración Pública pero sí con las ciencias sociales es posible que retengan en su mente enfoques o conceptos polisémicos o confusos sobre esta. No se trata ahora de aclararlos, pero sí de señalar que lo que distingue el enfoque de Mariano Baena, y con ello a la Ciencia de la Administración, frente a otros enfoques como el de la gobernanza o el de políticas públicas es que aborda con decisión y profundidad la caja negra de la Administración, su funcionamiento, a la vez que destaca la función política de la Administración. Así, las políticas públicas no son meras actuaciones sino que responden a decisiones conformadoras, a una voluntad de estructurar la sociedad de una manera determinada, lo que remite a lo señalado sobre la función política de la Administración y de sus funcionarios; y para ello es preciso tener en cuenta los medios de la Administración ya que si no la decisión política estará mal fundada, pudiendo llegar a ser solo un acto volitivo político sin viabilidad alguna. Baena también ofrece valiosas distinciones como entre adopción y formulación; decisor y formulador; inclusión en la agenda y puesta en marcha; fines y objetivos; resultados y acciones instrumentales; evaluación interna y externa o nos advierte sobre el papel político de los evaluadores y su posible manipulación”.

14.”En una laudatio completa es conveniente hacer referencia a la vinculación del homenajeado con la universidad que le concede el doctorado honoris causa. De todos es sabido que en los estudios de ciencias sociales nuestra universidad es deudora y sucesora del Colegio Universitario Ramón Carande. Pues bien, el magisterio de Mariano Baena de tres décadas en la casa madre de los estudios de gestión pública del Carande, la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad Complutense, el medio centenar de tesis doctorales allí dirigidas por él y la dirección de su Departamento de Ciencia de la Administración durante ocho años hace que los que hoy impartimos docencia e investigamos en el campo de la gestión pública y la Ciencia de la Administración en la Universidad Rey Juan Carlos lo tengamos como referente claro de nuestro trabajo o, como lo que es, un maestro

Para el texto completo, consultar:http://laadministracionaldia.inap.es/noticia.asp?id=1506602&nl=1&utm_source=newsletter&utm_medium=email&utm_campaign=15/9/2016

LOS PRIMEROS AUTORES Y LAS PRIMERAS OBRAS DE CIENCIA ADMINISTRATIVA…

Mariano Baena del Alcázar y Efrén Barrera Restrepo

Los primeros autores y las primeras obras de Ciencia Administrativa en lengua española e instrucción a los Subdelegados de Fomento (1833)

 libroB y B

Según la intención de los autores, el estudio realizado en este libro y la elaboración que supone cumplen varios fines y responden a distintos propósitos. La primera finalidad es poner de manifiesto que la prioridad en cuanto a la publicación en lengua española con un propósito científico y didáctico de una obra sobre Ciencia Administrativa corresponde al libro del colombiano Florentino González Elementos de Ciencia Administrativa (Bogotá, 1840), obra esta ligeramente anterior a las de los españoles que cultivaron la materia […]

INAP, 2016 1ª edición

ISBN: 978-84-7351-511-5 (formato papel)

ISBN: 978-84-7351-512-2 (formato electrónico)

188 páginas / 13,00 € (papel) / 6,04 € (eBook)

Según la intención de los autores, el estudio realizado en este libro y la elaboración que supone cumplen varios fines y responden a distintos propósitos. La primera finalidad es poner de manifiesto que la prioridad en cuanto a la publicación en lengua española con un propósito científico y didáctico de una obra sobre Ciencia Administrativa corresponde al libro del colombiano Florentino González Elementos de Ciencia Administrativa (Bogotá, 1840), obra esta ligeramente anterior a las de los españoles que cultivaron la materia. Otra finalidad cuyo cumplimiento es obligado consiste en agradecer y reconocer al profesor Omar Guerrero Orozco que dedicase varios años a comentar y divulgar la existencia de la obra citada. En tercer lugar, hay que contar asimismo entre los principales fines perseguidos el de exponer cuál fue en su justo término la relación entre las obras sobre Ciencia Administrativa escritas en nuestro idioma (la obra del colombiano y las publicadas en aquellas fechas en España) y los escritos del francés Bonnin, varios años anteriores.

CONTENIDO. Prólogo. Primera Parte. Los primeros autores y las primeras obras de Ciencia Administrativa en lengua española / Capítulo 1. Introducción / Capítulo 2. Vidas y obras de los autores estudiados / Capítulo 3. Las semejanzas y dependencia científica de las obras de C. J. Bonnin / Capítulo 4. Jefe del Estado, división de poderes y Administración / Capítulo 5. Las organizaciones administrativas centrales / Capítulo 6. El poder central y la alternativa centralización-descentralización / Capítulo 7. La organización territorial / Capítulo 8. Personal al servicio de la Administración. Segunda Parte. Instrucción a los Subdelegados de Fomento (España, 1833) / Instrucción / Capítulo 1. Agricultura y sus agregados / Capítulo 2. Industria y sus agregados / Capítulo 3. Comercio y sus agregados / Capítulo 4. Minería y sus agregados / Capítulo 5. Ayuntamientos / Capítulo 6. Policía general / Capítulo 7. Instrucción pública / Capítulo 8. Sociedades económicas / Capítulo 9. Hospicios, Hospitales y otros establecimientos de beneficencia / Capítulo 10. Cárceles y establecimientos de corrección / Capítulo 11. Hermandades y Cofradías / Capítulo 12. Caminos, Canales & C. / Capítulo 13. Bibliotecas públicas, museos & c. / Capítulo 14. Teatros y espectáculos / Capítulo 15. Socorros en casos de desgracias públicas / Capítulo 16. Caza y pesca de los ríos y lagos / Capítulo 17. Division territorial y estadística / Capítulo 18. Despoblados / Capítulo 19. Prevenciones generales. Bibliografía.

ebr

75 años de PAR:PUBLIC ADMINISTRATION REVIEW

Desde el inicio de este año 2015, la tradicional revista que ha ilustrado  profusamente la administración pública en el continente americano, ha venido celebrado su aniversario 75  de su inicio, en el año de 1940.De manera constante y perenne ha difundido la teoría y la practica de la ciencia de la administración con especial énfasis en la Norteamericana, pero sin descuidar las discusiones teóricas del campo en su universalidad y la publicación abierta de las experiencias de diferentes gobiernos americanos y las practicas de sus agencias; todos sus temas siempre con un enfoque de comparación y de confrontación, dentro de la característica de la contingencia de  propia naturaleza de la administración pública.

Y por ello, no podíamos dejar pasar el año, sin hacer referencia a los presidentes de American Society for Public Administration, ASPA, la organización que respalda la ilustre publicación y un homenaje a sus editores; cuyos nombres revelan la importancia de ella.IMG_5892[1]

Los seis números del 75- volumen de este año contienen artículos con especial dedicatoria al aniversario, contestando a cuestiones fundamentales de este campo del conocimiento en el cual, PAR ha jugado un papel de importancia para las administraciones  públicas del mundo por sus aportes:evolución de la Administración Pública; pasado y futuro del presupuesto clásico; incrementalismo, la labor del Gobierno,motivación, inclusión, diversidad de género; redes y trabajo en red, participación en los presupuestos; nueva revisión al servicio público o el problema de la construcción de una ciencia de la Administración pública.

Y no menos importante es la publicación de la selección de los artículos mas influyentes en el desarrollo de administración pública en los 75 años de existencia de PAR; donde se encuentran unos  escritos clásicos, que son de obligatoria mención en los cursos  estructurados de la Ciencia administrativa.

ebrPor:

Efrén Barrera Restrepo, Ph.D.

Gerencia Pública & Marketing