Del Lagarto, en la Politica.

En el ambiente político de Colombia, este término es muy usado y con el se trata de calificar a aquellos comportamientos  de las personas que andan detrás de  los políticos para conseguir uno de sus  favores (usualmente una carta de recomendación, un cargo, o una influencia de  una contratación, y otros) que  en su pavoneo ceremonial dejan a su paso. Este personaje para lograr esas ‘migajas’ del poder que usufrutua el político, hace unas acciones de reverencia, de ‘paje’ o bufón, que hace recordar las figuras  feudales y cortesanas y por ello, no sólo puede cargar al maletín del Señor o su abrigo, sino que llega a extremo del servilismo, sin que ello sea para él, indignante; pues esta  tan seguro de sus logros que no le importa, sino el ascenso social que puede alcanzar. Así, no hay entonces momento ni minuto que el político pueda escaparse, ya que el lagarto estará siempre ahí, junto, pegado a su lado, para aprovechar todas las oportunidades que se puedan  presentar y de tantas, seguro que hay una que salva y compensa los tiempos invertidos en su compañía. Sigue leyendo

Anuncios

La Estrategia del Miedo

No extraño que entre las estrategias de marketing electoral y su comunicación, se use el miedo. Esta emoción que se presenta en el ser humano como una medida de prevención para su seguridad individual ante la percepción  de un peligro real o imaginario, presente, futuro o  inclusive pasado, produce  un sentimiento desagradable de inseguridad,  que se convierte en un aviso de comportamiento social, en la medida que la experiencia va cargando las vivencias y evidencias de sucesos del pasado (¡mas sabe el diablo por viejo, que por diablo¡) y  además en el proceso de maduración personal se van crean estereotipos y creencias que sirven de alarmas,  que a veces socializamos en nuestro estado emocional. Y esto, sí que lo saben los creativos publicistas que se aprovechan del instinto de conservación y de seguridad, para sus campañas y entre ellas no escapan las de tipo electoral; cuando los anuncios y los avisos destacan la posible pérdida de esa seguridad o del status quo, sino se vota por el anunciado candidato o partido. Sigue leyendo

Asertos Providentes en Marketing Electoral

Si alguna cualidad ha acompañado al Marketing Político y Electoral, es que su funcionalidad se da por explicaciones y descripciones de hechos que han marcado triunfos y fracasos y así se ha construido  sobre asertos  de las experiencias de otros, que  se convierten en  advertencias para no caer en errores, siempre bajo la base de la contingencia, que no es más que las consideraciones de las circunstancias  y realidades de los grupos sociales con los cuales se trabaja y se tratan de atraer en las campañas. Y por ello, al igual de las demás disciplinas que convergen al Management, lo que se afirma en el Marketing Político y Electoral no tiene un fin compulsivo, antes bien,  es providente, y por ello cuando las cosas no salen, como se esperaba, lo que se logra es anotar una vez un punto a favor de esos asertos que van tomando el carácter de invariables en el camino del éxito de una campaña. Sigue leyendo

Las Santas Alianzas

Sean alianzas, convenios, pactos, acuerdos, compromisos, o sea como se quieran llamar, son las formas de conversar y llegar a puntos comunes con grupos y partidos para alcanzar una buena posición en unas elecciones, sino la primera, al menos alguna digna  del prestigio y  categoría que se le quiere imprimir  a la acción política que se despliega. En política, aunque se dice que todo es válido en la competencia por la consecución del poder (maquiavelismo), queda en el rincón de ciertos caracteres y personalidades, el recato de  una posición digna, y esta se logra en la medida que, sin ser retirada del evento, se tenga claridad en los objetivos, y posponer éstos cuando las condiciones, no son favorables, por la posiciones privilegiadas de los otros y  por los mismos resultados; como se puede observar en las condiciones de participación, que ya muestran algunos de los candidatos la presidencia de Colombia. Sigue leyendo